Sobre Las Dos Colinas (3)

DEBATE SOBRE ESTRATEGIA Y DIRECCION DE LA GUERRA.

El Presidente Mao nos enseña:

"Sí. Los sistemas de gobierno de tiempos de guerra pueden dividirse generalmente en dos tipos: uno es el centralismo democrático, el otro, el centralismo absoluto, según lo determine la naturaleza de la guerra. Todas las guerras en la historia pueden dividirse, de acuerdo con su naturaleza, en dos categorías: guerras justas y guerras injustas. Por ejemplo, la Guerra Europea que estalló hace más de 20 años fue una guerra injusta, imperialista. Los gobiernos de los países imperialistas de entonces forzaron a los pueblos a combatir por los intereses del imperialismo, yendo así contra los intereses del pueblo; estas circunstancias requerían gobiernos como el de Lloyd George en Inglaterra. Lloyd George reprimió al pueblo inglés, prohibiéndole hablar contra la guerra imperialista y proscribiendo toda organización o reunión que expresara la opinión popular contra la guerra; aunque subsistía el Parlamento, éste era simplemente órgano de un grupo de imperialistas y no servía sino para votar dócilmente el presupuesto de guerra. La ausencia de unidad entre gobierno y pueblo en la guerra da origen a un gobierno de centralismo absoluto, que necesita sólo centralismo y no democracia. Pero, en la historia, también ha habido guerras revolucionarias, como la de Francia, la de Rusia, y, actualmente, la de España. En tales guerras, el gobierno no teme la desaprobación del pueblo, porque es éste el que más desea sostener esa clase de guerra; basándose en el apoyo voluntario del pueblo, el gobierno, lejos de temer a éste, se esfuerza por despertarlo y lo orienta a expresar sus puntos de vista, de modo que participe activamente en la guerra. La guerra de liberación nacional de China goza de la plena aprobación del pueblo y no puede triunfar sin su participación; por eso, el centralismo democrático se ha convertido en una necesidad. En China, la victoria de la Expedición al Norte de 1926 a 1927 se logró igualmente gracias al centralismo democrático. Se ve así que, cuando los objetivos de una guerra reflejan directamente los intereses del pueblo, cuanto más democrático es el gobierno, más eficazmente puede llevar adelante la guerra. Tal gobierno no tiene razón alguna para temer que el pueblo se oponga a la guerra y, en cambio, lo que debe inquietarle es que el pueblo vaya a permanecer inactivo o indiferente ante ella. La naturaleza de la guerra determina las relaciones entre el gobierno y el pueblo. Esta es una ley de la historia." (Entrevista con J. Bertram, T. II Obras escogidas).

En la Sesión Preparatoria del II Pleno del Comité Central, en las páginas 355 a 357, el Presidente Gonzalo comenta esta cita, tales comentarios son absolutamente válidos. Es dentro de este marco que en el Perú se desenvuelve el debate sobre estrategia y dirección de la guerra. Algunos sostienen que se puede dirigir una guerra contrarrevolucionaria con democracia, pero se estrellan contra la realidad, como lo estamos viendo en el país, porque una guerra contrarrevolucionaria solamente se puede dirigir con centralización absoluta; e implica imposible unidad verdadera entre el pueblo y el gobierno reaccionario, y que todas las instituciones se tornan cada vez más formales hasta devenir en negación completa de la democracia demoburguesa. Precisamente, ésta es la tendencia que se expresa con el gobierno de Fujimori quien ha proseguido el camino de sus antecesores, mayor reaccionarización del Estado peruano y mayor centralización absoluta; y por más disfraces democráticos y demagogia que se derroche, el gobierno de Fujimori marcha a una centralización absoluta, expresada en un absolutismo presidencialista basado en más poder para las FF.AA. Este camino es el que imprimen hoy los imperialistas en los regímenes reaccionarios del Tercer Mundo para aplicar su "guerra de baja intensidad", promoviendo que se legisle en materia de guerra contrasubversiva para actuar dentro de marcos "legítimos", aunque esas leyes arrasen sus principios demoburgueses, pues, les basta la formalidad legal, la apariencia democrática.

Otros decían que no había estrategia, (hoy dicen que es incompleta). Como hemos visto, Fujimori habló de una nueva estrategia; lo concreto es que, en el fondo, se trataba de reformular la estrategia contrasubversiva que aplicaban, sacando lecciones de lo hecho y dar mayor participación al imperialismo yanqui que actúa en la guerra popular del Perú en forma creciente. En síntesis, su problema hoy es replantear la estrategia contrasubversiva dentro de los criterios de la llamada guerra de baja intensidad, pero ajustados a la situación de crisis general del capitalismo burocrático y en el marco de una guerra popular que ha entrado al equilibrio estratégico.

En febrero del 91, el premier Torres y Torres Lara informó al parlamento que se crearía lo anunciado por el ex primer ministro Hurtado para el Ministerio de Defensa el Comando Unificado de Pacificación y el Comando Operativo de Lucha Antisubversiva y que estarían presididos por el presidente Fujimori, además del Consejo por la Paz a nivel de la presidencia del Consejo de Ministros y considerado "órgano asesor de apoyo". Esto significa que la llamada nueva estrategia emprendida requería de formas orgánicas que le permitieran aplicarse. Aparentemente era cuestión orgánica (organismos, dirección, etc), pero en el fondo era cuestión de política estratégica para manejar la guerra contrasubversiva; Fujimori quería controlar él la estrategia para en los hechos darle ese control a la Fuerza Armada: a él no le interesaba ese organismo de pacificación y el aparato operativo era para darles más poder a los militares genocidas y ponerse por encima de los partidos políticos: su objetivo era manejar directamente, llegar a acuerdo nacional pero dirigir él personalmente el proceso de "pacificación" amparándose en las Fuerzas Armadas. Así se generó un farragoso debate sobre estrategia y conducción de la guerra contrasubversiva; veamos algo de ese debate.

Entre los llamados senderólogos, el sociólogo y malabarista verbal, ignorante de la teoría de la guerra popular y de su especificación en el Perú. Raul Gonzáles, como defensor de Fujimori y lacayo de las Fuerzas Ármadas y Policiales, repite su cantaleta de "derrota estratégica de Sendero" y saluda que aquél asuma personalmente el CUP (Comando Unificado de Pacificación). Un nuevo senderólogo, el plumífero tránsfuga Rospigliosi, discrepa de que exista nueva estrategia y plantea que se centra en lo militar, se soslaya los partidos políticos y organizaciones civiles, populares, regionales, municipios, etc. Entre los de la IU, Ames, el fariseo seguidor de Gustavo Gutiérrez, demanda una guerra contrasubversiva en todos los planos de ahí que sostenga: "falta precisar estrategia", "Sendero morirá por asfixia si se atiende las necesidades mínimas de la población de las zonas donde actúa"; se opone a que ingresen las Fuerzas Armadas y Policiales a las zonas donde SL ha ganado terreno, porque "significaría el arrasamiento de comunidades campesinas", dice "hay que mejorar las condiciones de vida del pueblo", "para resolver el problema de la violencia hacemos más autoritario y represivo al Estado o lo hacemos más democrático" habla de incorporar "dirigentes sociales de la población.,alcalde, gobernador, prefecto, subprefecto y los representantes de los gobiernos regionales". Mientras el seudoteórico arribista Degregori escribe: "desde 1589, se advierte una estrategia más fina de las fuerzas armadas...los golpes a Sendero son más selectivos; ya no se ve fosas comunes, por ejemplo, pero sí desaparecidos". En tanto que la IS, encargada de la propuesta de pacificación, a través del rastrero puestista Tapia propone una movilización política contra Sendero y "Comités distritales de pacificación y desarrollo", y llama a unirse todos a la cola de Fujimori para "combatir el fascismo de Sendero!". Quienes así claman están dentro de la guerra de baja intensidad del imperialismo yanqui y pretenden traficar con la movilización del pueblo para desenvolverla como aspecto político de la guerra contrasubversiva más desarrollada, todos son defensores del viejo orden, enemigos de la revolución, de la construcción de un nuevo orden; ellos están por aniquilar la guerra popular y su divergencia con Fujimori está en que oportunistas y revisionistas quieren controlar el proceso para seguir cabalgando sobre las masas y beneficiarse o vender más caros sus servicios; aparte de que algunos se oponen al peso político creciente de las FF.AA., su temor al golpe y a lo que llaman la "militarización" de la sociedad peruana.

Entre los parlamentarios, el senador del Movimiento Libertad, hoy independiente, Ferrero Costa, se pronunció así: "Ojalá el CUP no se quede en palabras y que de una vez por todas el presidente asuma". Otro, García Belaunde (Acción Popular) es del criterio de primero aniquilar la guerra popular para luego desarrollar; criterio de reducir a lo militar que aplicó Belaúnde del 80 al 85 principalmente.

Entre las ONGs: El Instituto de Defensa Legal (IDL), organismo no gubernamental que defiende los derechos humanos al servicio del imperialismo principalmente yanqui dijo: "por fin nace el CUP por encima de las Fuerzas Armadas"; también: "Terrorismo sigue creciendo...carencia de estrategia capaz de pacificación...siguen violaciones de derechos humanos...la contraofensiva (de FF.AA. y FF.PP.) le costó duras bajas a Sendero Luminoso así como detenidos" y "hasta qué punto son confiables las normas que pueda dictar el Ejecutivo al amparo de facultades legislativas"; como siempre sirviendo a las exigencias de sus amos imperialistas y actuando como la mano blanda de éstos, contra el marxismo y la guerra popular y deslindando y hasta criticando a los gobernantes reaccionarios cuando el imperialismo lo necesita. El coronel EP (r) José Bailetti, del Instituto de Investigación de Defensa Nacional (INIDEN), otra ONG, dice "no hay enlace sólido con la sociedad civil", "no hay conquista de la mente y los corazones del pueblo", posición claramente pro-estrategia yanqui de "guerra de baja intensidad". Según el "experto" E. Obando, (revista "Qué Hacer" No 72), habría un plan del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas que "parte del principio de que hay una guerra militar y una guerra política, y que esta última es la más importante"; que la guerra militar la llevarían adelante las Fuerzas Armadas y Policiales, mientras la guerra política la desenvolverían los poderes del Estado, gobiernos regionales, locales a las organizaciones sociales, comprendiendo seis aspectos: 1) ideológico; 2) inteligencia; 3) estrategias; 4) guerra sicológica; 5) guerra de organización antisubversiva; y, 6) guerra de masas que busque ganar a la población. Pero el articulista vaticina también el fracaso del plan por tres razones: no hay mando único; falta legislación de guerra; falta presupuesto.

Entre los militares retirados, el general Jarama pugna por una estrategia de guerra de baja intensidad manejando los cuatro aspectos y dándole prioridad al aspecto político. El general EP(r) Cisneros Vizquerra opinó "Me preocupa que Fujimori diga `brazo armado del narcotráfico'" y "a él no le compete mando del Comando Operativo". Sobre la pacificación considera que se debe brindar bienestar para la sociedad, democracia justa y equilibrada (o sea para los de arriba): reforzar educación cívica (sus símbolos patrios de explotación); que hay que destruir los valores de la subversión; que a la fuerza armada hay que dotarla de los recursos necesarios y que se deben resaltar sus éxitos para generar confianza en la población (porque lógicamente no la tienen, ni la tendrán).

Entre los periódicos, Expreso y La República reclamaban "no hay conducción unificada", y realizaron una serie de mesas redondas sobre pacificación, estrategia y formas de conducir la guerra. Entre las revistas fue OIGA la que promovió la discusión apuntando a sistema orgánico para dirigir la guerra contrasubversiva en los cuatro planos, pedía un aparato dirigido por un civil que manejará la estrategia durante las 24 horas del día. El periodismo nacional encabezado por El Comercio elaboró su propuesta de pacificación y la elevó al gobierno; propuesta que tampoco fue escuchada porque Fujimori hace y deshace al margen de todas sus instituciones, salvo las FF.AA.

En el fondo de estos debates se expresa la tendencia indefectible hacia la centralización absoluta para dirigir la guerra contrasubversiva y la necesidad que tienen de desarrollarla en los cuatro planos contando con mando único, pues, siguen actuando con doble mando mientras la contradicción Partido Comunista del Perú-Fuerzas Armadas reaccionarias, se acentúa en perspectiva. Sin embargo, la tendencia a la centralización absoluta choca en el propio seno de la reacción con posiciones demoburguesas que están en contra de un manejo que sobrevalore lo militar y pugnan por mantener su orden demoburgués, considerándolo instrumento clave para contraponerlo al Nuevo Estado que la guerra popular desarrolla. Esto es parte de la lucha de facciones y grupos de la gran burguesía y de los terratenientes que, dentro de la tendencia a una mayor reaccionarización del Estado peruano, desarrolla la centralización absoluta que hoy se concreta en el absolutismo presidencialista de Fujimori. Así, el debate sobre estrategia y dirección prosigue dentro de la necesidad de desarrollar su guerra contrasubversiva en todos los planos y de contar con un mando único, agudizándose la contradicción entre "manejo militar o manejo político; siendo su tendencia la centralización absoluta y el manejo militarista de la contrasubversión.

"NARCOTERRORISMO" Y "AYUDA" INTERNACIONAL

Otro criterio que ha difundido es el empeñarse en mostrarnos como aliados del narcotráfico para ajustarse a la necesidad de una cada vez más creciente participación del imperialismo principalmente yanqui, de ahí que difunda: "Con ayuda internacional se combatirá la subversión" o "señores, Sendero no tiene nada que ver ni con el Socialismo ni con ninguna ideología, China Popular no tiene nada que ver con Sendero, es el brazo derecho del narcotráfico" (reunión con periodistas en Palacio, abril 91). Usa el término de "narcoterrorismo" de Reagan y lo liga a la "ayuda" internacional, necesidad que Bush tiene hoy para justificar su intervención, es el pretexto ante el pueblo norteamericano y los pueblos del mundo. Es por eso que a un semanario de Roma dice "los americanos se dan cuenta que la situación peruana es muy compleja ya que no se trata sólo de enfrentarse al narcotráfico sino además a grupos terroristas que se benefician del narcotráfico...ni yo ni los Estados Unidos queremos empeorar las cosas con algún tipo de intervención militar"; las últimas frases son solamente engañifa, porque se trata de adaptar la intervención yanqui a los replanteamientos de su estrategia de guerra de baja intensidad. Parte de esta política es la firma del Convenio Antidrogas que es un Tratado de intervención yanqui so capa de combatir el narcotráfico: acuerdo firmado a espaldas del Parlamento y la nación entera, duramente criticado por los beneficios que reportará a los Estados Unidos en contra del Perú; y que "desarrollen" las zonas cocaleras, es otro cuento como lo prueba la experiencia fracasada en Bolivia; además, la parte de la ayuda" para desarrollo alternativo, de sustitución de la coca, es mínimo, no más de 1900 dólares. Es, pues, el colmo del cinismo que Fujimori haya planteado en la OEA en su último viaje a Estados Unidos: "estamos convencidos que con apoyo de Estados Unidos derrotaremos al narcotráfico...Esta es una verdadera inversión de Estados Unidos en defensa de la juventud mundial pero también de la democracia porque hoy la mayor amenaza a ella, proviene del terrorismo". Con estas palabras abre campo a la intervención yanqui en el Perú, "para salvar la democracia"; a la que se sumó D'Ornellas pronunciándose, en su columna de Expreso, por una intervención indirecta al decir que si Sendero Luminoso conquista el Poder los países vecinos lo invadirían de inmediato. Parte de este plan es su viaje a Uchiza con Quainton y representantes de la ONU a la reunión de cocaleros, donde anunció decreto sobre acceso de fiscales a los cuarteles para ver si hay detenidos.

En lo referente a los derechos humanos, Fujimori se ha movido entre demostrar que los respetan tanto el como sus Fuerzas Armadas y Policiales y, vociferar que nosotros somos los principales violadores de sus derechos humanos; teniendo incluso que chocar con organismos Internacionales, abriéndose así un nuevo frente de lucha. Todo en función de recibir la ansiada "ayuda" del imperialismo yanqui.

En cuanto a que nosotros violemos los derechos humanos. Partimos de que no nos adscribimos a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, tampoco a la de Costa Rica; pero sí utilizamos sus dispositivos legales para desenmascarar y denunciar al Viejo Estado peruano, a sus instituciones y organismos, a sus autoridades, comenzando por quien lo encabeza, funcionarios y subordinados que los violan negando sus propios compromisos internacionales. Para nosotros, los derechos humanos son contradictorios con los derechos del pueblo porque nos basamos en el hombre como producto social, no en el hombre abstracto con derechos innatos. Los "derechos humanos" no son sino los derechos del hombre de la burguesía, posición que fue revolucionaria frente a la feudalidad; así, la libertad, la igualdad y la fraternidad fueron avanzados criterios burgueses en el pasado. Pero hoy día, desde la aparición del proletariado y más como clase organizada en Partido Comunista, con experiencias de revoluciones triunfantes, de construcción del socialismo, nueva democracia y dictadura del proletariado, se ha probado históricamente que los derechos humanos sirven a las clases opresoras y explotadoras que dirigen los Estados imperialistas y terrateniente-burocráticos. Estados burgueses en general. En tanto que, los derechos del pueblo son los derechos que el proletariado y las inmensas masas populares conquistan con su propia lucha y sangre, y que los estudian como principios rectores del Nuevo Estado en función de los intereses de las clases que conforman el pueblo: los derechos del pueblo son obligaciones y derechos de clase, superiores a los llamados derechos humanos, al servicio de las masas, pobres principalmente, del Nuevo Estado, del socialismo y del futuro comunismo; derechos del pueblo que sólo la República Popular del Perú, en nuestro caso, podrá garantizar, reconociendo y sobre todo protegiendo el derecho a la vida y la salud, el derecho a la educación, a la cultura y al propio desarrollo, el derecho a trabajar y al bienestar, los derechos sociales y políticos y, principalmente, el supremo derecho a conquistar el Poder y ejercerlo, a transformar el viejo orden existente, opresor y explotador, y a construir un Nuevo Estado y una Nueva Sociedad para el pueblo y el proletariado. Por otro lado, el incumplimiento de su Constitución, leyes y normas los deslegítima; por eso no les conviene que se les demuestre que su Estado violenta y no satisface necesidades elementales de los ciudadanos y, más aún, se propague que un Estado así sólo sirve para ser derrocado. Finalmente, reiteramos, solamente bajo un Nuevo Estado que represente los intereses de los obreros, campesinos, pequeña burguesía y burguesía media se podrá aplicar los derechos del pueblo, únicos derechos que realmente pueden beneficiar a las cuatro clases del pueblo. Estas son nuestras posiciones y nadie ha podido ni podrá refutarlas. Así, diferenciamos derechos humanos de derechos del pueblo. Además, luchamos porque el Viejo Estado cumpla con los derechos fundamentales arrancados por el pueblo y plasmados en su Constitución, leyes y normas. Finalmente, insitamos que el imperialismo yanqui dentro de su guerra de "baja intensidad" apunta a "ayudar" a gobiernos "legitimados", de ahí los malabares que sobre los derechos humanos desenvuelve Fujimori y el papel de las ONGs que actúan en este campo al servicio del mismo amo.

Hoy cuando la política norteamericana es imputar las supuestas violaciones de los derechos humanos a los guerrilleros, las ONGs difunden que el Partido viola los derechos humanos; sus miembros bien financiados por el imperialismo sirven conscientemente a sus planes. La defensa de los derechos humanos de la burguesía es la moda que les imponen sus patrones; de ahí las múltiples publicaciones tras las que actúan como ideólogos contrarrevolucionarios. Estos organismos son parte del orden imperante aunque, pretenden aparecer por encima de la guerra; de ahí algunas posiciones ambiguas, basarse sólo en los "datos oficiales", acoger "denuncias" de las fuerzas represivas ocultando mas que ignorando la realidad e infamar a la guerra popular imputandole hasta genocidio. Por otro lado, sus denuncias y deslindes con algunas acciones del gobierno y las fuerzas armadas y policiales, enarbolando los derechos humanos. Los hacen en función de buscar la ansiada legitimación del gobierno y el desenvolvimiento de la guerra contrarrevolucionaria de baja intensidad, según las orientaciones del imperialismo y para la defensa de la subsistencia del orden demoburgués dominante. Por lo demás no hemos encontrado hasta hoy, entre las ONGs, un organismo que abierta y valientemente defienda los derechos de los mas pobres, menos aun posiciones revolucionarias avanzadas; a lo más se encuentran posiciones humanitaristas burguesas, pero la gran mayoría son lacayos conscientes o inconscientes del imperialismo.

Así, la cantaleta de Fujimori ha sido solo pretender certificado de buena conducta para lograr la "ayuda" económica derivada del "Convenio antidrogas". Esto aparte de que su llamada legitimación se reduce a declamar "respetar los derechos humanos" y "trabajar por el pueblo", de la manera más formal, cínica y demagógica de la tradicional politiquería peruana. En conclusión mientras "combatir al narcoterrorismo le proporciona causa justa" y "base moral" principalmente a la estrategia yanqui e imperialista en general; Fujimori, ajustándose cada vez más a ella, derrocha devoción por los derechos humanos clamando por la "ayuda" internacional.

LEGISLACION, JUSTICIA Y GUERRA CONTRASUBVERSIVA.

El tercer poder del Estado, el judicial, también tiene que ajustarse a las condiciones de guerra interna que vive el país, servir a la "nueva estrategia"; someterse a las demandas de una guerra contrasubsersiva más desarrollada y dentro de los criterios de guerra de baja intensidad del imperialismo yanqui. Pero, como en los otros poderes, se expresan pugnas y facciones que contienden entre la defensa y evolución del orden demoburgués y la tendencia a una mayor reaccionarización del Estado; así, marchan a una mayor reaccinarización del sistema legal, dentro del fortalecimiento del Ejecutivo como absolutismo presidencialista en contienda con la definición de un fascismo ajustado a las nuevas acciones de la lucha de clases en el mundo y el país. En el plano de la justicia, se viene dando la disyuntiva entre poner de lado las leyes y los trámites judiciales, tomando medidas y soluciones expeditivas de tortura, desaparición y ejecución genocidas, de un lado, y, por otro, la dación de disposiciones legales que amparan la represión y el genocidio, como recientemente con la promulgación, de los últimos decretos leyes sobre la llamada pacificación basada en las FF.AA. El papel de la justicia será más aun complemento necesario a la acción militar principalmente, y parte de las acciones políticas, económicas y sicosociales de la guerra contrasubversiva; dentro de estos criterios se han dado el nuevo Código Penal y el de Procedimientos Penales.

En el Perú, los estados de excepción, como son los estados de emergencia, se han convertido en estado permanente, llegando a abarcar las 3/4 partes de país, incluida la capital. Con Fujimori se ha jugado a levantar el estado de emergencia, caso de Huamanga por ejemplo, para aparentar pacificación; pero, lo cierto es que esto no pasa de ser propaganda para las tribunas del imperialismo, en Ayacucho la acción genocida de las fuerzas armadas, policiales y de las rondas no cesa. También aplicó el suspenderlos por unos días y volverlos a imponer, como en Apurimac, Huánuco y San Martin, (del 24/VII/91 al 27/VIII/91). En su mensaje del 91 dijo que estudiaba el levantamiento de los estados de emergencia en los Frentes del Mantaro, Huallaga, Ucayali, Cuzco y Arequipa. Obviamente le preocupa mantener permanente estado de emergencia, pues quiere cumplir la demanda de sus amos imperialistas de humanizar la guerra, "observar las leyes", "neutralizar la organización insurrecta dentro del sistema legal del país, observándose escrupulosamente las disposiciones constitucionales relacionadas con derechos y responsabilidades", como parte de campañas para dar credibilidad y legitimidad al gobierno. A lo que se suman disposiciones tan violatorias de su ordenamiento legal como el DS Oll-91-JUS por el cual las Fuerzas Armadas asumen el control de los penales; declara en emergencia, en reestructuración y rehabilitación los penales de Trujillo, Chiclayo, tres de Lima, Ica, Iquitos, Huancayo, Cuzco y Arequipa; los asume el Ministerio de Defensa, el Comando Conjunto en coordinación con el Ministerio del Interior y en su caso con el INPE, asumiendo las Fuerzas Armadas el control externo e interno de los mismos. Objetivo político: "evitar que las cárceles sean escuelas de terror", pero en el fondo preparar un plan de aniquilamiento y genocidio de prisioneros de guerra como hizo su antecesor. Además, es también parte de las demandas de la "guerra de baja intensidad" que plantea "tener a los cautivos en buen estado, buen trato"; para Fujimori la cuestión es aparentar que lo aplica, y piensa que es un gran paso que las FFAA entren a los penales a pintar paredes, a refaccionar estructuras, a cumplir acción cívica porque así controlarían y ejecutarían el plan en marcha; no por gusto han asesinado a cuatro prisioneros de guerra cuando se opusieron al despintado de los murales, era parte del ensayo de su macabro genocidio en marcha.

Dentro de estos fines de ajustar el sistema legal a las demandas imperialistas de la "guerra de baja intensidad" observamos, especialmente, cómo desde julio hasta setiembre van a promulgarse una serie de dispositivos legales referentes al manejo de la guerra contrasubversiva, bagaje legal que formaría parte de los bártulos de Fujimori para viajar a Estados Unidos a entrevistarse, en visita no oficial, con su amo, el mayor genocida del mundo Bush, ante quien se comportó como su buen mercenario (tanto así que un senador yanqui destacó sus dotes de vendedor cuando rogaba no le suspenda la "ayuda" norteamericana y solicitaba su visto bueno al plan de "reinserción"). Así tenemos; el Consejo Nacional para la Paz, el 31/VII; los cursos de derecho humanitario para fiscales, el 14/VII, la creación de oficinas de derechos humanos en las prefecturas, el 5/VIII las comisiones técnicas para analizar el problema de las poblaciones desplazadas, el 8/VIII; la autorización del Ministerio Público para que los fiscales ingresen a comisarías y cuarteles, el 3/IX; y, la Directiva presidencial sobre derechos humanos publicada el 13/lX. Simultáneamente se; produjo la sintomática reducción de las denuncias por violación de derechos humanos precedida, sin embargo, como el pueblo peruano lo sabe y es testigo, por genocidio y "acción cívica" del Ejército. Todas estas disposiciones chocan con la realidad, por un lado, y recién veremos su aplicación; pero, por otro lado, son parte de los ajustes para combatir la guerra popular "teniendo como gran marco el firme e irrestricto respeto a los derechos humanos", como dijo Fujimori en la OEA, "con la ley en la mano", igual que el demagogo y genocida Garcia Perez. En este contexto se deben ubicar los 126 Decretos leyes emitidos como parte de las facultades que le concediera el parlamento, principalmente los decretos de pacificación: en síntesis reflejan la tendencia de la centralización absoluta, expresada en el absolutismo presidencialista de Fujimori y en otorgarles más poder a las FF.AA.

En esta pugna de grupos y de facciones reaccionarias, hay quienes parten de que las leyes actuales son demasiado permisivas y no sirven para enfrentar a la subversión legalmente; incluso dicen que en todo país donde el sistema legal no permite enfrentar a la subversión, surge la guerra sucia. Otros, como el arzobispo Cipriani Thorne, difunden posiciones recalcitrantes, así plantea:

"moralizar el Poder Judicial, establecer un sistema de juicio que permita al juez actuar con libertad; limpiar la policía, bajas no son suficientes" y, lo principal: "se debe determinar un nuevo marco jurídico que defina con precisión la situación legal de los lugares que se encuentran en la llamada `Emergencia'...El Poder legislativo debe estudiar esta ausencia de legalidad...se debe estudiar e instaurar mecanismos de legalidad compatibles con las situaciones existentes, pero sin suspender las autoridades civiles..." "Solo he señalado algunos aspectos jurídicos que deben ser estudiados para superar el engaño de las zonas llamadas de `emergencia'..." "Cualquier apología...castigo ejemplar". "No estamos en diálogo con los terroristas, ni ante un Estado totalitario que oprime a su pueblo. Estamos...ante una banda de asesinos que destruye la libertad de los mas pobres y pretende desestabilizar al Estado a través de la ruptura de sus poderes..." He ahí como piensa un "siervo de Dios" y jerarca de la Iglesia Católica; por algo trabaja en Ayacucho, quien nos califica de generar "el mayor genocidio de nuestra historia" (Y el que hizo España cuando nos conquisto a sangre y fuego y nos exterminó dizque para que nos redimiéramos y adoptáramos su religión católica?) o "el mayor atropello de los derechos humanos en Latinoamérica en este siglo" (Y Pinochet el fascista pro yanqui catoliquísimo? Y Argentina? Y García Perez? Y Belaúnde?).

El abogado penalista del ILD, José Carlos Ugaz, sostiene: para que la legislación sea eficiente, la subversión requiere de una estrategia antisubversiva democrática, aparte de considerar el estado de crisis del Poder Judicial; considera que la administración de justicia, en el caso de guerra interna, se ve obstaculizada por una legislación que no se adecua a la realidad. Propone "Unidad de Investigación" que supone la unión de los servicios de inteligencia y cambiar las leyes para agilizar los procesos de terrorismo suprimiendo la tan invocada "falta de pruebas".

El Procurador Daniel Espichan es punta de lanza del imperialismo y la reacción peruana en el plano judicial. Sostiene posiciones recalcitrantes y antidemoliberales en el derecho; esta por recortar al máximo los derechos de los acusados por terrorismo, exige procedimientos más expeditivos y "que se juzgue y condene de una vez por todas", "prueba" tal necesidad dando cifras, dice: en once años sólo fueron sentenciados 497 con penas de dos a veinticinco años de penitenciaría, mientras 4,395 obtuvieron libertad sin ser condenados por "falta de pruebas" o "fallas en la redacción de los informes policiales"; solo 10% de condenados, 90% salió en libertad, por ello Espichán plantea que por falta de pruebas no deben soltar a los sospechosos de terrorismo; y tiene sistemática aversión contra los jueces que ajustándose a las leyes otorgan libertad a los acusados, incluso, después de haberlos alabado por su gestión. Es el peón más servil del Viejo Estado para lanzarse contra la libertad de los abogados democráticos y acusar a la Asociación de Abogados Democráticos como fachada del Partido, actúa como vulgar soplón y no prueba nunca sus calumnias; es, también, uno de los recalcitrantes puntales de la negación del derecho a la defensa y clama por una legislación draconiana para combatir la subversión: lo que no es sino mantener la legalidad en apariencia y en esencia hacer tabla rasa de la misma, arrasando todos los derechos y libertades fundamentales apuntando a reprimir y condenar a los inculpados basándose en pruebas indiciarías y aún en simples sospechas.

Contrariamente, hay quienes sostienen que cuando se enfrenta a una organización armada, el objetivo no debe ser castigar ni reprimir sino neutralizar al adversario; piensan que no se debe sobrevalorar el elemento de represión penal y que no se deben salir del marco de respeto a los derechos humanos; que "el Estado debe encarnar el orden y los valores sociales, la superioridad moral respecto a la ciudadanía y no puede responder al terror sin perder consistencia frente a los problemas que le son sometidos", como escribe el jurista Oscar Schiappa Pietra. Pero, estos criterios se estrellan con la realidad histórica mundial al pretender que es posible enfrentar la guerra popular sin fracturar la "legitimidad democrática", mas aun, si concluyen que todo el sistema legal y de administración de justicia debe ser modificado, pues como la Constitución del 79 están hechos para tiempos de paz, según afirman.

Además, también este gobierno viola sistemáticamente su orden constitucional, leyes y normas. Así, en cuestiones penales, el amedrentamiento del juez de Huanta, con allanamiento militar de su domicilio, por abrir instrucción contra un capitán y un comandante, responsables del asesinato del periodista Bustíos. La denegación por la Corte Suprema del habeas corpus interpuesto en el caso del estudiante Castillo Páez apresado por la PN y luego vilmente asesinado. La renuncia del fiscal general del Consejo Supremo de Justicia militar, Dr. Juan Carbonell, por presiones ante denuncia interpuesta contra jefes policiales responsables de fuga de un elemento del MRTA. La formación de nuevos grupos paramilitares como el denominado Grupo Antiterrorista Operativo (GATO) que actúa en el Centro del país; y otros conocidos hasta hoy sólo por sus siniestras acciones, como el genocidio de Barrios Altos en la propia capital de la república. La constante persecusión a los abogados que valientemente ejercen la defensa de los inculpados de terrorismo; amenazados, hostigados y perseguidos directamente por Fujimori y las fuerzas represivas, así como OIGA, Expreso, etc., promoviendo su aniquilamiento. La oposición a que organismos internacionales, como la Cruz Roja Internacional, cumplen sus funciones con los prisioneros de guerra, en defensa de sus vidas. Campañas concertadas contra la Asociación de Abogados Democráticos, negándoles el derecho de defensa, la libertad de expresión y de organización, y acoso de sus dirigentes, buscan desaparecer la Asociación. La represión y persecusión de los familiares de los prisioneros de guerra, entorpeciendo e impidiendo el apoyo que les brindan, principalmente la lucha por la defensa de sus vidas constantemente amenazadas. Finalmente, la siniestra política carcelaria contra los prisioneros de guerra sobre quienes pende un nuevo genocidio en marcha, aparte del trato cotidiano violatorio de los mas elementales derechos fundamentales; a lo cual se suma la negra campaña de diarios y revistas que clamando falsamente por supuesta falta de control policial en los penales, en esencia fomentan el genocidio en vil contubernio con el gobierno y el vendepatria Fujimori.

Otro problema, se ha vuelto a poner sobre el tapete la pena de muerte. Expreso tomó como pretexto las supuestas palabras del presidente de la Corte Suprema invocando que así piensa el país, siendo desmentido por tal autoridad; pero teniendo eco en algunos plumíferos como Rospigliosi, quien sostiene: en vez de matar fuera de la ley, debe hacerse dentro de la ley. En 1991 se ha resembrado opinión publica favorable a la pena de muerte.

Así, en año y medio de gobierno, Fujimori fustiga y desconoce el Poder Judicial; sus violaciones a la Carta Magna son más habituales que nunca, invalidando mas aún la legitimidad del Viejo Estado; y en legislación, justicia y guerra contrasubversiva marcha al galope a una mayor reaccionarización del derecho burgués, se expresa también la centralización absoluta en el manejo legislativo; y se observan sus posiciones fascistas y de absolutismo presidencialista, ajustándose más a las demandas de la "guerra de baja intensidad".

ACUERDO DE PACIFICACIÓN. DECRETO LEGISLATIVO SOBRE CONSEJO POR LA PAZ.

"Con parto de los montes comienzan a formalizar la colusión para la llamada `pacificación'; esta es parte de un plan y campaña mas amplios que viene impulsandose, principalmente desde abril (presentación del primer ministro en el Congreso y conservaciones con representantes de partidos); y de los cuales el MRTA es parte (sus actividades en San Martín hay que interpretarlas dentro de lo visto sobre su salida de Canto Grande; es parte de lo mismo, aunque su concreción es mayor como plan y colusión). Todo en función de la denominada `estrategia integral' contra la guerra popular; a la cual obviamente está ligado y decisoriamente el imperialismo yanqui, una de cuyas bases de acción es si `Convenio antidrogas'." Comentarios del Presidente Gonzalo, mayo 91.

Ya desde el gobierno belaundista hubo intentos de conformar organismos de paz pero es con el gobierno de Garcia Pérez cuando se constituye una Comisión de paz presidida por el obispo Metzinger, quien renunció por la inviabilidad del proyecto; en junio del 90 la ley No 25237 crea el Consejo por la Paz, que nunca marchó. Por su parte, el revisionismo siempre ha sostenido el criterio de "paz con justicia social", el 83, Barrantes convocó a una marcha por la paz y entonces se agitó también la pacificación. Hasta que el gobierno actual el 31/VII/91 promulgó el decreto legislativo 652 por el que se crea el Consejo por la Paz. Las ideas que los guían son aniquilar la guerra popular para aplicar "desarrollo" que conjure la "injusticia social"; en su concepción burguesa, no conciben que las clases explotadas se rebelen para oponerse a su sistema y pregonan sometimiento total, a lo más y para encubrir su falsa democracia permiten discrepancias dentro del mantenimiento del orden explotador. Esta posición de fondo es la que une a reaccionarios, revisionistas e imperialistas en general. Mas aún, en el plano Internacional, el imperialismo a través principalmente de las dos superpotencias y de estas la que pretende ser superpotencia hegemónica única, el imperialismo yanqui, en especial, busca sojuzgar pueblos y dominar el mundo pregonando "era de paz mundial", "desarme"; a la vez que incorpora leyes internacionales para justificar el arrasamiento de naciones y pueblos, violando su independencia y autodecisión con crueles matanzas como la que hizo recientemente contra el pueblo árabe en Irak. Son los Imperialistas, las superpotencias y potencias las que enarbolan el dialogo, cantaleta para acabar procesos armados y conjurar la tendencia principal del mundo a la revolución. Es la Iglesia principalmente Católica, la que en aras de paz avala los planes del imperialismo y difunde sujeción a los explotadores en la tierra y el "cielo" después de la muerte.

Fujimori, desde su campaña electoral señalaba que en materia de pacificación seria simple concertar, pero desde su asunción del mando hasta julio 31, en contradicción con primer ministro, armaba su plan propio y daba largas al Consejo por la Paz, al punto que se reunió con las Fuerzas Armadas y Policiales para ver el CUP y el correspondiente Comando Operativo de Lucha Antisubversiva con el fin de presidir el y analizar la situación de todos los frentes de guerra, reunión a la que asistieron incluso los jefes político-militares de todos los frentes antisubversivos, por el mes de abril. Nuevamente vemos su criterio de soslayar las llamadas organizaciones políticas o sociales y apoyarse en las Fuerzas Armadas y Policiales genocidas. Y la jefatura del CUP, en qué quedo?. El premier, así las cosas y bajo presión de los partidos políticos, la Iglesia etc. convocó "mesas por la paz" congregando primero 14 partidos políticos, que tomaron acuerdos bastante generales, ya que los debates entrampaban la marcha hacia su pacificación. El 16/IV/91 acordaron "la subversión terrorista tiene como objetivo principal la destrucción del régimen democrático", "la subversión existe no porque haya hambre sino porque hay grupos delicuenciales", "necesidad de estrategia integral cívico-militar, con un comando político para derrotar la subversión con el menor costo posible"; así, la contradicción fundamental es si la "estrategia integral" es en los hechos integral y si la van a manejar los partidos políticos o las Fuerzas Armadas.

En otra reunión, en mayo, los partidos firmaron un documento expresando su voluntad de celebrar acuerdo político para la pacificación nacional; de los 14 partidos no firmaron el PUM ni la IU, sólo 12, a saber: AP, ML, SODE, PPC, Frenatraca, IS, UCI, C.90, FIM, MAS, PC revisionista y PAP. El premier salió a decir: "Hay coincidencias para perfeccionar y poner en acción el Consejo" y que en siguiente reunión analizarían propuesta que presentaría la IS (Tapia). Esto muestra cuán difícil les es concordar en materia de pacificación y cómo los partidos políticos exigen participación y dirección en tal tarea. Firmar acuerdo fue ridículo cumplimiento formal para presentar supuesto éxito. También en las primeras reuniones, a propuesta de Letts, se invitó a la Iglesia a participar del Consejo. La cuestión es que, entre tiras y aflojas, en julio el gobierno, basado en la atribución conferida por el parlamento para legislar en materia de pacificación, promulgo la Ley del Consejo por la Paz; parto de los montes que nace en medio de agudas contradicciones internas. Los objetivos del Consejo son presentar al Poder Ejecutivo un Plan Nacional de Pacificación y contribuir a su ejecución; apoyar los esfuerzos nacionales y regionales para fortalecer la conciencia ciudadana sobre los derechos humanos; prestar apoyo al Ministerio Publico en la defensa de los derechos ciudadanos; y, realizar todo tipo de acciones destinadas a lograr la paz en el país. Esta integrado por un representante de todas las organizaciones públicas o privadas de empresarios, profesionales, estudiantes, trabajadores, asociaciones religiosas, etc. La junta directiva está integrada por el presidente del Consejo por la Paz y seis representantes de la Asamblea General elegidos por votación universal; durará 3 años. Según el decreto la instalación la convocan la Iglesia Católica o el presidente del Consejo de Ministros. No es ni organismo estatal ni Comisión de Paz y requiere de "todas las fuerzas vivas para que le den legitimidad", dicen algunos. Y su financiación no sale del presupuesto del Estado sino del apoyo de las entidades que lo conforman y de las "ayudas" extranjeras que gestionen.

Pero al comenzar a marchar qué se revela?, mas contiendas de grupos por hegemonizar; cada partido, institución u organización "popular" tiene intereses propios. La Iglesia Católica no quiere ser usada por nadie, menos por el gobierno para encabezar una cruzada como cobertura de genocidio; juega su propio plan "por encima de las clases", por eso el acuerdo episcopal fue enviar representante pero no encabezar el Consejo y lo convoco "por unica y última vez". Sin embargo, en la primera reunión, 12/X/91, tampoco pudieron ponerse de acuerdo y quedo acéfalo, pues no eligieron presidente del Consejo; ante tal impase, la Iglesia Católica acepto convocar nuevamente, sin fijar fecha. Dammert Bellido, el presidente de la Conferencia Episcopal, opinó días antes que seria el último esfuerzo por la pacificación del país; en este jerarca se ven afanes de presidir el Consejo y hegemonizarlo, pero choca con acuerdos de su institución que insiste en no encabezar y marchar por sus propios rieles e intereses.

Otros, sobre el Consejo, dicen "mientras exista esa esquizofrenia antisubversiva por parte del gobierno mediante la cual se encarga la parte práctica del problema al Ministerio de Defensa y se alienta, simultáneamente pero incomunicadamente, iniciativas políticas como éstas...la subversión seguirá avanzando"; "no hay unificación de la lucha antisubversiva"; "todo parece indicar que el gobierno no quiere llegar a ningún resultado positivo"; "mucho temo no sirva para nada"; "quien va a poner de acuerdo 60 miembros de distintos niveles y tipos de instituciones como: colegios profesionales, organismos empresariales, sindicatos, organizaciones campesinas, -partidos políticos y todas las lglesias?"; "largas y estériles discusiones que no conducirán a ninguna parte"; "es maniobra del gobierno para usar las organizaciones populares a su cola".

El decreto ley manda que en l50 días, a partir de su instalación, el Consejo presente el Plan y los comités regionales en 120 días los suyos. Si la primera reunión generó acefalía, la de noviembre, paralelamente a la tracalada de decretos, fue un fracaso, la presidencia recayo en manos de Francisco Diez Canseco, cuestionado por todos y miembro de un partido fantasma. Y así, se constituyó el Consejo como un espantajo que maneja Fujimori a través del secretario de Cambio 90, Reggiardo; siendo sus componentes personajes sin ninguna representación popular.

En el discurso pronunciado por el obispo de Cajamarca y presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, Dammert Bellido, al instalar el Consejo por la Paz, encontramos los criterios siguientes: 1 "Justicia y paz, paz eje de la conciliación de clases". Dice: "Á los antiguos y graves problemas económicos y sociales hoy día se ha sumado el flagelo de la violencia política"; plantea no combatir la violencia reaccionaria que ejerce el Viejo Estado como dictadura de clases explotadoras contra los explotadores, y apunta contra la violencia revolucionaria. Añade: "la ausencia de paz significa muerte y destrucción y nuestro pueblo demanda vida, respeto por los derechos humanos y desarrollo integral. Porque...creemos en la democracia y en la convivencia civilizada es que debemos comprometernos con la paz". Predica la paz de los muertos por hambre; en el mundo de hoy las 3/4 partes de la humanidad están sumidas en el hambre por el sistema imperialista: Asia, Africa y América Latina viven en el hambre y el atraso; y en el Perú, por el unico sistema dominante mueren anualmente 60,000 niños menores de un año, según datos del 90, cifra que obviamente ha sido mayor por el azote del colera. Compárese con las cifras de muertos, oficialmente informados, en la guerra entre revolución y contrarrevolución en el país, en 10 años de guerra popular el tercio de los niños menores de un año muertos por el sistema del Estado peruano en un año (esto al margen de que la inmensa mayoría de los muertos en diez años de guerra son producto de la política genocida del gobierno y sus fuerzas represivas). Quien asesina niños en la cuna? Fujimori y el Viejo Estado. Contra la paz de los muertos que predican la iglesia y Dammert, enarbolarnos la paz perdurable del comunismo, el que se construye con las armas de la guerra popular barriendo de la faz de la Tierra todo sistema de opresión y explotación.

Habla de "Destrucción". Quién destruye las fuerzas productivas de una nación en formación como la nuestra?. Quien prohíbe al campesinado trabajar la tierra que fue suya por generaciones?, quién lo condena a labrar la tierra con instrumentos deshechados por la historia hace cientos de años?. Quién exprime al proletariado hasta chuparle la sangre por un miserable salario?. Quién Impone que de cada 10 trabajadores sólo uno pueda hacerlo adecuadamente?. Quién genera desocupación, alza del costo de vida, pésimas condiciones de trabajo?. Quién engendra la crisis que muele al pueblo y barre la pequeña y mediana propiedad?. Quién dilapida nuestras riquezas por pagos irrisorios depredando el mar, hundiendo el campo, cerrando minas, esquilmando selvas, ahogando ciudades en la miseria?. Quien agobia a la nación con deudas descomunales, sojuzgándonos más? La semifeudalidad, el capitalismo burocrático y el imperialismo; ellos son los destructores, y el Estado peruano que los representa y a sangre y fuego los defiende con la bendición de la Iglesia. El Partido, la guerra popular, el proletariado y las masas son los auténticos constructores de un verdadero mundo nuevo, que en el futuro será un mundo sin propiedad privada sobre los medios de producción, sin clase, sin Estado. El reino de la libertad! Hoy nosotros, el Partido Comunista del Perú, las masas, la guerra popular construimos el Nuevo Poder donde los de abajo, el pueblo, ejerce el Poder y manda en defensa de sus intereses de clase, y bregamos indoblegablemente por la República Popular del Perú.

Que "el pueblo demanda vida" es artera verdad a medias. El pueblo demanda vida sin desigualdades; no quiere simplemente sobrevivir ni vivir como sea y prefiere morir combatiendo que morir por hambre. "Respeto por los derechos humanos"?, otra falsedad; él exige y conquista los derechos del pueblo con su lucha, con su sangre, porque como al proletariado nunca nada le ha sido dado ni le ha caído del cielo; todos sus derechos los conquista y defiende así. Más aun, sus derechos no son nunca iguales a los de sus explotadores capitalistas burocráticos, sino opuestos y distintos porque son dos clases antagónicas. Invoca el llamado "desarrollo integral", así encubre sistema de explotación y opresión. Y tras "convivencia civilizada" esconde conciliación de clases. Esta es, en esencia, la posición de clase del obispo Dammert: defensa del imperialismo, del capitalismo burocrático, de la semifeudalidad, de lo que hoy difunden el imperialismo yanqui y su lacayo Fujimori. Esta en contra del proletariado y el pueblo; quiere la pacificación para preservar el viejo orden, de ahí su consigna falaz de "Paz y Justicia".

2 "La Iglesia debe comandar pero sin ser usada por nadie". Dice: "la Iglesia no puede estar envuelta en la política cotidiana...pero busca...dar luces...desde la misión que le es propia...anunciando los valores del evangelio que le lego Jesús Maestro de la Paz". Como siempre hipócrita y sinuosa, la Iglesia Católica dice no querer pero quiere comandar; pretende ser la gran luz por encima de todos y bajo el mando de nadie, para actuar mas libremente en función de sus intereses globales dentro de la rebatiña mundial del Poder imperialista.

3 "Aniquilar la guerra popular y servir a las otras dos tareas". Apunta directamente contra nosotros como blanco principal, dice: "imposición de la muerte, chantaje, secuestro, atentado, por parte de los grupos terroristas es uno de los principales obstáculos para lograr la paz. Estos grupos no sólo violan los derechos humanos y las leyes nacionales que los protegen, sino también transgreden el derecho internacional humanitario, las propias leyes internacionales de la guerra que prohíben atacar a la población civil"; "llamar a esos grupos a que depongan las armas, a que se atrevan a tener la valentía de ganar con la razón y por los cauces democráticos y no con la imposición y el terror". "Para lograr sumar a todos los peruanos a la tarea de la paz ellos deben sentir que éste es su Estado, deben sentirse protegidos -y no atacados-por ese Estado"; es todo lo que critica al Viejo Estado.

4 "Mis propuestas". Plantea su plan para imponer sus condiciones: 1) "Campaña de educación para la paz y contra la guerra", con los niños, los jóvenes, la familia; usar a maestros organizaciones sociales, Fuerzas Armadas y Policiales, medios de comunicación social asociaciones de empresarios, de trabajadores, de pobladores, de mujeres, de campesinos. 2) "Promover una política económica que supere la miseria y el hambre", es apoyar en la primera tarea de la reacción: reimpulsar el capitalismo burocrático. 3) Formas de acercar el Estado a la sociedad, es reestructurar el Viejo Estado, tercera tarea. 4) Abrir caminos para el diálogo nacional, escuchar y en especial organizar a la gente sencilla y promover la participación de las organizaciones populares, es parte del plan de movilizar a las masas para que marchen a la cola de la reacción, usarlas para las tres tareas: es traficar con el hambre y hacer que por un mendrugo de pan se vendan, vayan en contra de sus intereses de clase La más siniestra utilización del hambre del pueblo! 5) "El Consejo merece respeto y atención preferentes por todos los poderes del Estado". Y llama a todos los partidos políticos y organismos a que apoyen porque el Estado no tiene dinero para atender las funciones que le competen como tal; que el pueblo mismo aporte con su esfuerzo, con sus miserias, con su hambre y con su sangre a seguir siendo explotado y para que no sea tan notoria la explotación y opresión a que lo someten, para eso promueven planes de subsistencia Viles deseos de los sostenedores del Viejo Estado!.

Finaliza poniendo el parche, antes de que fracase: "los peruanos ven con esperanza pero también con cierto y fundado escepticismo, pues, son ya varios los intentos frustrados de alcanzar la paz", "camino difícil y exigente". En realidad ve negra la perspectiva del Consejo por la Paz, engendro reaccionario para aniquilar la guerra popular en primer lugar y apartar las masas de su camino real de transformación y cambio, y lo expresa. Pero, posteriormente, la Iglesia ha reiterado su acuerdo, ha cambiado a su representante y reiterado su apoyo al Consejo. Esto no quita nada a sus planteamietos porque guiará su propio plan. (Los subtítulos, son nuestras interpretaciones de sus encabezados).

Sintetizando, no han logrado el contubernio que dijeron seria fácil alcanzar en materia de pacificación, el Consejo por la paz es otro fracasado engendro y Fujimori ha puesto un puntal para controlarlo desde dentro; la perspectiva es agudización de la pugna por quién maneja la pacificación y cada uno tiene su plan propio, especialmente la Iglesia católica, aparte del gobierno.

SITUACIÓN DE FUERZAS ARMADAS Y POLICIALES. LA "REORGANIZACION" DE LA POLICIA NACIONAL DEL PERU.

Para el marxismo esta claramente definido el carácter de clase de las Fuerzas Armadas y el papel que cumplen, son columna vertebral del Viejo Estado y por tanto, tienen el carácter de clase del Estado que sostienen; en la sociedad peruana, las Fuerzas Armadas son reaccionarias y columna vertebral del Viejo Estado terrateniente burocrático, amparan la semifeudalidad, el capitalismo burocrático y el sometimiento al imperialismo principalmente yanqui, pero además, estando en guerra popular cargan responsabilidad fundamental en la guerra contrarrevolucionaria; las Fuerzas Policiales son parte complementaria de la acción de las anteriores y están fuertemente militarizadas para combatirnos habiendo pasado va por dos reorganizaciones durante la guerra popular. El presidente de la República es el mando supremo de las FF.AA. y PP., por tanto responsable político de todas sus acciones.

Las Fuerzas Armadas, según reza la Constitución peruana, cumplen la función de garantizar la independencia, soberanía e integridad territorial de la República, asumen el control del orden interno cuando lo dispone el presidente y no son deliberantes. Las Fuerzas Policiales tienen por finalidad mantener el orden interno, preservar y conservar el orden público, garantizar el cumplimiento de las leyes, la seguridad de las personas y los patrimonios publico y privado, así como prevenir y combatir la delincuencia; y, participan con las Fuerzas Armadas en la Defensa Nacional. Pero, ambas fuerzas represivas se autonominan sobre todo la primera, "fuerzas tutelares" como si la ciudadanía fuese menor de edad o sea incapaz de decidir o actuar; también se autonominan "garantes de la Constitución" colocándose por encima de los poderes de un Estado llamado democrático; hay incluso políticos burgueses que les reconocen este papel. Ultimamente encubren que son Fuerzas Armadas y Policiales tras nombrarse "fuerzas de seguridad" o "fuerzas del orden", sobre todo cuando se refieren a sus acciones genocidas y delicuenciales.

Once años de guerra popular han desenmascarado cabalmente las entrañas reaccionarias y genocidas de las FF.AA. y PP.; y todo el desprestigio que ya antes tenían se ha acrecentado inmensamente en el pueblo, paralelamente a su desenfrenada prepotencia y, mas aún, la impunidad inaudita que gozan en su siniestra acción genocida, en una muestra mas de esto, un Tribunal Correccional declaró presenta la causa contra el general EP(r) Clemente Noel y miembros de la PNP por la matanza de periodistas en Uchuraccay.

El genocidio, la corrupción y la represión brutal fueron siempre ocultadas por Belaundé y Garcia, generales bañados en sangre fueron protegidos y sus crímenes premiados por sus instituciones y aunque los eximió la justicia, fueron condenados por el pueblo Algún general ha salido prestigiado por su acción contrarrevolucionaria? Noel, Huamán, Mori, Arciniegas? Ningún Jefe de los frentes político-militares ni generales, ni almirantes, ni capitanes, ni mayores han podido cantar victoria. Y hoy Fujimori, siguiendo el camino de sus antecesores, se refugia mucho más en las botas; carente de Partido recurre a su columna vertebral y les otorga un creciente papel político llegando a llamarlas factor principal del desarrollo y vanguardia en la lucha por la justicia social. Es quien con más descaro las ampara, avala y dota de amplísima carta blanca, haciendo que la Impunidad sea la ley de sus genocidios y corrupciones. Así, dijo en su discurso del día de las Fuerzas Armadas, 23/lX/9l: "El Perú denunciará ante el mundo las atrocidades de los terroristas...las Fuerzas Armadas luchan por la justicia social y la paz"; "los terroristas, sus organismos de fachada o sus tontos útiles no se van a resignar y van a usar todos los recursos posibles para dañar la imagen del Perú aduciendo que las Fuerzas Armadas violan sistemáticamente los derechos humanos pero nosotros los vamos a desenmascarar, nosotros no vamos a caer en su juego. Vamos a pacificar el país de manera disciplinada y respetando los derechos humanos...(el terrorismo) no tendrá una fuerza armada como la que imagina en sus sueños de conquista del poder: manchada con la sangre del pueblo, ciegamente represiva. Esos sueños de la subversión van a quedar en sueños. No les vamos a hacer el juego...; dijo también que con la nueva estrategia están llamadas a ser "la vanguardia de la lucha por el desarrollo y la Justicia social..." En Puquio: "los soldados no solamente entrarán con cuchillos y ametralladoras, sino que ahora lo harán con lampas, carretillas y maquinarias, para construir carreteras al lado de los comuneros, con el fin de traer progreso a los pueblos". En el día de la Marina dijo que las Fuerzas Armadas junto con el pueblo actuarán "en acciones de desarrollo".

Tratemos enseguida algunas opiniones. Del Sector de Defensa. El ministro de Defensa general EP (r) Jorge Torres Aciego, en abril afirmó "el país vive en estado de guerra por culpa del terrorismo", razón por la cual estamos solicitando facultades legislativas al Congreso para adecuar los dispositivos legales en este campo y poder enfrentar con mayor energía la subversión..." Sobre acciones recientes, "son actos de desesperación", "tratan de intimidarlos con un mayor petardeo" y comparó últimos actos subversivos con "el propósito que buscan los jóvenes al reventar cohetecillos. En mayo: "Hemos detectado la pista de varios cabecillas...en los próximos días vamos a tener buenas noticias". "Ellos, se han dado cuenta que no tienen el respaldo de la población y por eso quieren mantener su presencia en este tipo de atentados terroristas. En junio: "...armas de gran ayuda para la autodefensa...a esas comunidades se las arma y se les deja un nexo de comunicación para que alerten de ataques a algún destacamento cercano del Ejército que pueda acudir inmediatamente en su apoyo. Mientras las fuerzas regulares llegan, las rondas pueden defenderse" . "Entre 10 y 20 escopetas fabricadas por la Marina y el Ejército se darán a comunidades de las zonas de emergencia...escopetas MGP-10 calibre 12 fabricadas por la Marina y Winchester 1,300 Ranger, fabricadas por el Ejército, del mismo calibre". También dijo: "Se están llevando a los niños!... Para evitar estos abusos estos organizando los comités de autodefensa y los estamos adiestrando en el uso de armas para que puedan hacer frente a la subversión"

Sobre Convenio: "No vamos a tomar acción directa en la aplicación del Convenio pero si continuaremos eliminando a los subversivos que se encuentran muchas veces aliados a los narcotraficantes". "Esa misión es estrictamente policial, las fuerzas armadas van a tener una participación muy general y simple: crear las condiciones para que las fuerzas policiales erradiquen al narcotráfico, pero nosotros directamente no vamos a cumplir ninguna acción contra ese delito". "A veces el terrorista se confunde con el narcotraficante y entonces surge lo que llamamos el narcoterrorista...a ese delincuente sí tenemos que eliminarlo".

El 15/VII, comunicado oficial por el cual el gobierno peruano otorga prioritaria importancia a la defensa y promoción de los derechos humanos y brinda apoyo a organismos internacionales de control y a las ONGs inherentes a la dignidad humana como Amnistía Internacional, dice que es inaceptable no denuncien violaciones de los terroristas; y "en el Perú no existen presos de conciencia, "absoluta libertad de expresión". El presidente del CCFFA. general Velarde Ramirez, y jefe de la Fuerza Aérea Peruana en reunión con Amnistía Internacional, anuncia pronta creación de un departamento de derechos humanos en el Comando Conjunto, Y tiempo después en reunión con la coordinadora de derechos humanos, Pilar Coll, recibió la demanda de que se nominara al Alto Comisionado de DDHH. El mismo general dijo: "Mes muy duro, pero lo es también para los delincuentes terroristas..., no cejaremos hasta aplastarlos...con una estrategia basada en Inteligencia". "Actos de terrorismo es traición a la patria". Y el 18/VII publican: "la fuerza armada estudia el abecé de los derechos humanos". A los pocos días, en comunicado del Comando Conjunto: "Se pretende imputar a las Fuerzas Armadas como que estarían avalando una supuesta guerra sucia en el país...; (la FF.AA.) seguíra actuando contra los delincuentes terroristas con respeto a las normas legales y constitucionales en defensa del sistema democrático hasta lograr la pacificación del país".

En agosto, el Ministro de Defensa rechaza el Equilibrio Estratégico: "paso propagandístico"..."los hechos muestran que las Fuerzas Armadas tienen el control de la situación": afirmó también, los terroristas no han logrado apropiarse de espacio geográfico y cuando hay combates, el saldo favorece con holgura a las fuerzas del orden, con la excepción obvia de las emboscadas". Días después: "estamos sancionando con todo rigor a los militares que cometen delitos y faltas, sobre todo a los que incurren en excesos...; hemos tenido batallas triunfales a pesar que las fuerzas del orden han sufrido bajas también,...nunca hacemos alarde de las victorias que obtenemos...; resultados no quiere decir que delincuencia subversiva se haya replegado o reducido...tendrán que transcurrir muchos años de persistente lucha..."; "las fuerzas del orden aplican al pie de la letra la nueva estrategia que consiste en una intensa inteligencia y luego actuar con precisión" Dónde están y quienes son los sancionados?; no dice, no sabe.

En octubre, en Santiago de Chile: "el Perú no tiene el propósito de desatar una carrera armamentista en la región", "seria una locura" desviar recursos ahora "en momentos de una crisis económica que sufrimos"; "el terrorismo está en retirada. En este momento el gobierno peruano está tomando severas medidas contra la subversión", "SL prácticamente ha perdido el control que tenía sobre la población".

Recientemente, en diciembre, el comandante general del Ejército dijo: "Compromiso de desterrar para siempre el terrorismo cobarde y traidor y conquistar la tan ansiada paz a que tiene derecho el pueblo peruano...tenemos por norma el respeto irrestricto a los derechos humanos...esto hace la diferencia entre soldados y asesinos...; devolver al pueblo peruano la paz, tranquilidad y justicia...; todos los peruanos con o sin uniforme debemos estar siempre unidos bajo una sola bandera la roja y blanca..." Y yendo contra las normas de la institución castrense de no opinar en política, saludo al presidente por legislación sobre pacificación "ya que ella recoge en toda su amplitud nuestras experiencias vividas en la lucha diaria contra los enemigos de la patria, como el terrorismo homicida y el narcotráfico que están destruyendo las bases mismas de nuestra sociedad" y "permitirá mantener la tarea de pacificación tan anhelada por todos los peruanos y concretarnos así dentro de un clima de paz y tranquilidad a trabajar por el desarrollo y la grandeza de nuestro querido Perú...de esta manera podremos contribuir a la construcción y rehabilitación de carreteras y puentes que faciliten el desarrollo del país, la construcción de escuelas que lleven educación y cultura".

Opiniones del Sector interior. En primer lugar el Ministerio del Interior está siendo asumido por un general del Ejército, hasta abril fue el general EP Alvarado, después fue el general EP Malca y ahora el general EP, Briónes, lo que es fuente de contradicciones con las Fuerzas Policiales: Policia General, Policia Técnica y Policía de Seguridad. En febrero, las Fuerzas policiales hacen escapar a una dirigente del MRTA y el ministro del Interior dice "no hay motivo para que un ministro renuncie". En marzo, comentaron algunos "Al nuevo ministro del Interior le toca...contribuir al diseño y puesta en marcha de una nueva estrategia antisubversiva en la cual debe incluirse la formación de un Comando Unificado encargado de la pacificación nacional". En mayo, el ministro del Interior dijo: "Estamos ganando la guerra al terrorismo, los peruanos trabajando juntos, con las Fuerzas Armadas y Policiales lograremos vencer al enemigo que ataca sin piedad..."; sobre el paro armado en Lima: "las Fuerzas Armadas y Policiales han estado, están y estarán siempre preparadas para toda acción contrasubversiva"; agregó los subversivos pueden están "infiltrados entre ustedes o nosotros mismos" al salir de la entrega de distintivos a miembros de la Policía General; y, "es muy difícil acabarlos pronto" (entonces era Malca). En junio, muestra a tres presuntos altos mandos dirigentes, califica de "gran éxito de la labor" y oculta la matanza en San Gabriel (zona sur de la capital) . En julio, publican: "el ministro del Interior viajo a España para coordinar ayuda logística y asesoría para lucha antiterrorista y narcotráfico". En agosto, el ministro dijo acerca de los policías ebrios que derribaron y aniquilaron pasajeros de un avión en Bellavista, selva de San Martin: "Un ministro no va a renunciar porque ocurran estas cosas...estamos presentes en el lugar para proceder a las investigaciones". En setiembre. Se empieza a exigir reorganización policial pero el ministro del Interior permanece mudo. Los policías pasan exámenes sicológicos para comprobar su estado síquico, con médicos de su propia institución. A fines, reorganización policial a cargo de una comisión del Senado.

Pasemos a ver ahora las demandas de personal y presupuesto de las Fuerzas Armadas y Policiales. En marzo el ministro de Defensa opinó que se comenzó con un déficit presupuestal mayor del 30% y que de permanecer así el año seria complicado también que préstamo de quinientos millones de dólares para las FA no se concretó por falta de crédito del Estado.

F. Soberón, director del APRODEH, opino que un tema central para la nueva estrategia era el de las condiciones de operatividad de las fuerzas de seguridad. El contingente militar esta replegado y su equipamiento muy por debajo del mínimo recomendable; que el 80% del equipo del Ejército que podría usarse en la guerra contrasubversiva estaba parado. Dijo que el Ejército Peruano tenía 30,000 hombres destinados a la guerra contrasubversiva (en total son 80 mil hombres en el Ejército, 23 mil en la Marina y 15 mil en la FAP, total 118 mil). Sin embargo otras fuentes dijeron que buena parte de esos treinta mil estaban estacionados en los cuarteles de las zonas de emergencia en distintas labores. Revela, pues, que el Ejército teme salir a combatirnos. Algunos dicen que efectivos en lucha contrasubversiva serían 15 mil hombres entre Fuerzas Armadas y Policiales comprometidos activamente. Si fuese así, constatamos que sus FA y PP serían insuficientes ya que la relación entre ellos y nosotros, que ya no somos bisoños, es bajisima; algunos teóricos militares consideran que se necesitaría una proporción de 20 a 1. Soberon concluye: "los perdidos años 80 obligan a ganar la paz en esta nueva decada"

G. Romero del PPC afirma que no existe ningún presupuesto para la pacificación del país y que se necesitaría buscar ayuda internacional, pero no para acciones militares sino para educación, salud, trabajo, porque la paz, según sus ideas, no se va a conseguir disparando. Esto significa que les falta dinero y las "ayudas" las quieren invertir en acciones "no militares". H de Soto dijo que en la zona cocalera habían 17 mil hombres de las Fuerzas Armadas y Policiales y "posiblemente tanta gente de EEUU como la que hay en Bolivia... en ese caso la militarización en el Perú es un hecho..."

E. Obando de la Universidad Católica opina que ninguna guerra en la historia ha sido liberal, que toda guerra es keynesiana; que no se financia por la oferta y la demanda sino por movilización y requiere la intervención del Estado en la economía para obtener los fondos necesarios para librarla, se refería al debate que se produjo y generó entredichos entre el ministro de Economía Y el General Torres Aciego, ex-ministro de Defensa.

El presidente de la Comisión de Defensa Nacional, diputado de Cambio 90, también opinó que faltaban recursos para echar andar la estrategia antisubversiva y expresó que estaban viendo el aumento remunerativo de las FA y FFPP, pero que "su moral se mantenía inalterable"; el mismo cinismo de su jefe.

Según el diputado Ghilardi del PAP, un general de las FA ganaba 120 dólares mensuales; un capitán con 10 años de servicios l/m 69 mil, suponiendo que el dólar estuviera en 8 mil intis millon serían más o menos 80 dólares. Dijo que la capacidad de fuego de la fuerza armada era de 30% este año 91, mientras en el 80 fue de 80%, de 18 helicópteros para la lucha contrasubversiva solamente tres funcionan; que el presupuesto de las FA en general antes implicaba más del 30% del presupuesto nacional, pero el 91 bajó a 11% y de este presupuesto, el de la lucha contrasubversiva era de 235 billones de intis millon, pero fue recortado en 75% y que en abril y mayo no hubo presupuesto para esos gastos.

En julio 91, el propio ministro de Defensa, general EP (r) J. Torres Aciego, dijo: "los 75 millones de dólares otorgados al sector para la lucha antisubversiva son insuficientes" y no descartó la posibilidad de que aparte del dinero proveniente del fondo de emergencia y del presupuesto, se recurra al endeudamiento con el fin de acabar con los delincuentes subversivos". En setiembre, la presión para aumentar el presupuesto de las FA y FFPP aumentó, las contradicciones con el ministro de Economía crecieron y se difundio en las revistas locales un cuadro comparativo de lo que ganaban éstas, los parlamentarios y los miembros de Justicia. "OIGA", por ejemplo publico: "FA. General de División, Vice-Almirante y Teniente General S/. 165.75. Teniente General, Capitán de Fragata y Comandante S?. 104.42. Sub-Teniente, Alférez de Fragata y Alférez S/. 48.06: y Sub-Oficiales de tercera S/ RG 46.

Verdaderos o falsos, todos los datos demuestran coincidencia en cuanto a la falta de hombres y recursos, requieren aumentar presupuesto, especificar un presupuesto de guerra interna y sobre todo aumentar sueldos y beneficios a los implicados directamente en la lucha sobrevivivientes, heridos, viudas, etc.. Recordemos también que las demandas de aumento de sueldos de los policías llevaron a movilizaciones agresivas de sus esposas y de los retirados; llegando a vocearse un nuevo paro policial. Hemos planteado que, como parte de la política de desintegración de las FF.AA. y PP debemos apuntar a diferenciar los golpes, no apuntar a subalternos; pero también debemos impulsar el trabajo de infiltración para desarrollar la organización de los policías. Organizarse es un derecho de los soldados y policías para luchar por sus reivindicaciones, así como por derechos sociales y políticos.

Un ejemplo del descontento creciente existente entre las fuerzas represivas se vio cuando Fujimori viajo a la base de Santa Lucia en el Huallaga; el jefe policial le presentó sus quejas, falta de exitos, rancho, vestimentas, pertrechos, hombres, y denunció los abusos y prepotencia del personal yanqui de la DEA; remarcando que las propinas del gobierno norteamericano no les alcanzaba ni para una buena comida.

Hasta aquí hemos querido demostrar la falta de hombres y de recursos para combatirnos; ésa es una ley dentro de la cual se van a mover porque su guerra es injusta, es contrarrevolucionaria y solamente podrán acudir a formar carne de cañón y yanahumas, teniendo que recurrir necesariamente a la participación más directa del imperialismo yanqui o de sus aliados.

Pero, si es mala su situación económica, las condiciones políticas de su acción son ultrarreaccionarias; pese a la palabrería demagógica de Fujimori, las Fuerzas Armadas y Policiales del Estado Peruano, no sólo mantienen su política genocida sino que la han desarrollado dentro de la concepción yanqui de la guerra de baja intensidad. Los abyectos genocidios de Barrios Altos, San Gabriel, y La Perla son prueba irrefutable, en la propia capital de la República, que millones de atónitos testigos han visto y nadie olvidará jamas; no se necesita mas demostración, sólo preguntarse Cómo será en el campo?! Que esta política guía, oficialmente, a las Fuerzas Armadas y Policiales, lo sabemos por propia declaración del general guillermo Monzón Arrunátegui ante la Comisión Investigadora del Congreso sobre los sucesos de los penales (genocidio de las Luminosas Trincheras de Combate) del 3 de setiembre de 1987 entonces Comandante general del Ejército Política genocida desarrollada por el gobierno de Fujimori conforme aparece en el documento del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas que el periodista C. Hildebrandt denunciara en la televisión peruana. Política contrasubversiva genocida que empapa en sangre todo el país y que el gobierno y las Fuerzas Armadas y Policiales pretenden vanamente ocultar y minimizar hasta su desaparición, tras admitir a regañadientes la existencia de "algunos excesos" que nunca castigan, menos hoy con el gobierno del genocida vendepatria Fujimori. Y esto a mas de la política económica y social a la que sirven y defienden las Fuerzas Armadas y Policiales contrarrevolucionarias.

En cuanto a las condiciones morales hoy son peores que ayer, las deserciones se multiplican entre los soldados, mientras las peticiones de baja de los oficiales crecieron tanto que tuvieron que suspenderlas. Y en tanto la corrupción campea, la tropa soporta necesidades y sufre prepotencia y humillaciones cotidianas, obligados incluso a saquear la pobreza de las masas para alimentarse. Todo lo que corroe cada día más la moral de las fuerzas represivas, llámese armadas o policiales; así los actos de cobardía se acrecientan y la indisciplina se difunde: los soldados desobecen a sus oficiales, los amenazan de muerte o simplemente se asesinan entre ellos aparentando supuestos combates con el EGP. Los militares están fuertemente comprometidos con el narcotráfico y son ellos quienes facilitan las operaciones dentro y fuera del país, recibiendo ingentes sumas de las más grandes "firmas" de la mafia; son quienes proveen de seguridad al despegue y aterrizaje de las avionetas colombianas del narcotráfico.

Pero su problema principal es que la moral de las Fuerzas armadas y Policiales se sustenta en una ideología reaccionaria, la ideología burguesa de base feudal del Estado peruano que sirve al imperialismo, al capitalismo burocrático y a la semifeudalidad; ésa es la raíz misma e insuperable de su crisis moral. Y frente a la cual oponemos victoriosamente nuestra moral de clase , la moral popular guiada por el marxismo-leninismo-maoísmo, pensamiento gonzalo, solida e incorruptible base que forja legiones de hierro del proletariado.

Así, todo demuestra que las FA y PP marchan a su descomposición por su carácter de clase y las condiciones de la guerra contrarrevolucionaria, injusta que libran. Las campañas por desintegrar las tropas enemigas contribuyen a generalizar su descomposición y coadyuvan a su aniquilamiento total. Las consignas "Soldado por qué matas a tu pueblo?!", "Deserta con tu fusil y únete a la guerrilla!", "Aniquila a los oficiales genocidas!" y "Policía: no seas carne de cañón de los cachacos!" siguen siendo validas.

Pasemos revista a algunos hechos genocidas, de represión y corrupción impunes de las FA y PP durante el gobierno del reptante Fujimori. Ya desde marzo 91 se denunció que "excesos" de las FA y PP podian devenir sistemáticos; se estaba reflejando la continuación de la política genocida de Fujimori y la impunidad promovida por este.

a) Fosas comunes. Aparición de 3 fosas comunes en Ayacucho: agosto 90 Iquicha, 30 campesinos; setiembre 90 Chilcahuaycco, 20 campesinos; y octubre 90 Challwapampa, 30 campesinos, entre ellos dos embarazadas, (Iquicha en Huanta, Chilcahuaysco y Challwapampa, en Huamanga). De estas difundieron que se trataba de un cementerio senderista, también los diarios dijeron que eran cadáveres pre-incas. Genocidio fujimorista perpetrado por el jefe del Comando político-militar del Frente No 5 de Huamanga, general Fernandez Dávila Carnero; dirige todas las bases contrasubversivas de esta zona, entre ellas la base militar de Castropampa de donde enviaron a cometer estas atrocidades; en tres meses sucesivos 80 asesinados en tres fosas.

b) Violaciones, saqueos, incendios En el cuartel de Castropampa, ya desde abril y mayo 90, preparando las elecciones, el genocida comandante EP Hurtado Robles apresaba campesinas, torturándolas y violándolas con fierros para obligarlas a delatar a los Comisarios, presionándolas para que formaran "rondas"; asimismo ponía bayonetas al cuello de sus niños, amenazando con degollarlos si no delataban. En el departamento de Apurímac: en Mamaru, Totora, Anco, Turpay y Huaruchaca, provincia de Grau, saquearon y violaron, además quemaron casas en Anco, mientras en Mamaru, violaron a todas las niñas del colegio y campesinas jóvenes, muriendo diez colegialas a consecuencia de la violación. En Chalhuanca el EP, a raíz del enfrentamiento con el EGP en agosto, incursionó en la Base de Apoyo y al no encontrar a nadie arrasaron 30 vacas, 12 alpacas, más de 80 aves y cargaron con las pertenencias de las masas en 30 burros. Pero además de las violaciones e incendios, en Antabamba el Ejército obligo a los campesinos, bajo pena de fusilamiento y a la capital provincial para formar rondas. El Ejército en Ocobamba y Andahuaylas política de garrote y zanahoria: matanza y acción cívica "ayudando" con donaciones de alimentos. Los policías de Huancaray y Tanquihua obligaron con sus armas a que las masas concurrieran los domingos al izamiento de la bandera y gritaran: "Queremos paz!" "Estamos contra la violencia, queremos trabajar y vivir tranquilos!". El Ejército de Chaviña autorizó a supuestos civiles campesinos a moralizar a las masas dándoles latigazos por "mal comportamiento" y sellarles en los brazos "Despierta pueblo!", en quechua, en toda la ruta desde Sancos. provincia de Lucanas, departamento de Ayacucho hasta Jaque.

c) Torturas. Entre junio y noviembre del 90, arrojaron 11 cadáveres torturados por la Marina de Guerra desde helicópteros en pantano, a 30 Kms. de Pucallpa. Continuos bombardeos y ametrallamientos desde helicópteros artillados pertenecientes a la FAP contra la población, p. e. en Vista Alegre, rió Inuya, afluente del rió Urubamba, en noviembre 90. La saña de la Marina es conocida en la región por sus capturas, torturas, violaciones y desapariciones; se ceba en la juventud, el campesinado y los profesionales; incursiona en los pueblos jóvenes y entierra cientos de cadáveres torturados para no dejar huella. En la comisaría de Santo Tomas, Chumbivilcas, Cuzco, entierran presos torturados; fácilmente se puede cavar y encontrar sus cadáveres, el 26/lX/90 se encontró los cadáveres de 2 detenidos días antes en esa comisaría con huellas de torturas. En agosto y setiembre del 90, en Mamaru, Totora, Anco, Turpay y Huaruchaca, provincia de Grau del departamento de Apurimac, el Ejército torturó barbaramente a las masas por haber formado Comites Populares: cortaron la lengua a los comisarios, les sacaron los ojos y los ahogaron hundiéndolos en el agua, mientras les gritaban "Habla, dónde están las armas, granadas, afiches!"

ch) Desapariciones. En Lima, capital del Perú, en Villa Salvador, del Cono Sur en la cajuela de un carro patrullero introdujeron al estudiante universitario Castillo Páez y desapareció, en octubre del 90, el caso ha sido entrampado por Fujimori a través de la Corte Suprema de Justicia; y motivó el atentado al Dr. Zuñiga, representante legal de los padres del desaparecido. En el departamento de Ayacucho, en marzo 91, por no querer integrar las llamadas "rondas" o "Comités de Defensa Civil" han sido detenidas y desaparecidas tres autoridades: alcalde, secretario del Consejo y teniente gobernador y, también, un comerciante de Chuschi, Victor Fajardo; y en la misma provincia en abril 91 una patrulla del EP detiene y desaparece a 7 candidatos de la IU; y en la provincia de Puquio, en la base militar desaparecieron 6 apresados después de torturarlos, sólo 1 escapo vivo, agosto 91, Y en el distrito de Cahuaco y anexos, de la provincia de Caraveli del departamento de Arequipa, el Ejército, como respuesta a incursión y acciones respondió, desapareciendo 15 campesinos pobres. En setiembre 91, en el fundo Bocanegra de la capital, desaparecen a 2 miembros de las masas. En el departamento de Junin cientos de estos casos llegaron a ocupar los primeros lugares en desapariciones; así la desaparición del dirigente de AP de Iscos, más 2 estudiantes de la Universidad Nacional del Centro, cuyos cadáveres aparecieron "muertos por asfixia" y con huellas de tortura; los casos denunciados por la fiscalía fueron mas de 500. En los departamentos de San Martin, Huanuco y Huacayali (en este hasta octubre 91 se denunciaron 300 desaparecidos), especialmente las ciudades de Pucallpa y Tarapoto, localidades de Chiclayo y Picota, los distritos de Morales, Soritor y Naranjillo son cotidianamente estremecidos por las desapariciones. Pero el departamento que sigue ocupando el primer lugar en estas acciones genocidas es Ayacucho, donde hasta la simple denuncia es motivo de sospecha, amenaza, desaparición y muerte; ocurre, además, que por los miles de campesinos pobres torturados y desaparecidos no se sientan denuncias porque no tienen documentos ni medios para hacerlo y, por lo general se les impide denunciar, manteniéndose estos hechos en el anonimato pero hirviendo de odio de clase en las heroicas masas que combaten por un Nuevo Estado: la República Popular del Perú. Sin embargo, todo este rubro del genocidio se reduce, pese a lo que públicamente se ha denunciado en el Perú, a solo 179 desaparecidos y 58 ejecuciones extrajudiciales, desde el comienzo del gobierno de Fujimori, según Amnistía Internacional oficialmente denunciados, y solamente cuatro casos pendientes de investigación: fosas de Chillcahuaycco, Ayacucho; estudiante Castillo Páez; jóvenes de La Perla y campesinos de Santa Bárbara, Huancavelica.

d) Correrías. En abril del 90 durante diez días los militares disfrazados de civiles y haciéndose pasar por compañeros llegan a Qochapata, pequeña estancia del distrito de Totora Oropesa, provincia de Antabamba, departamento de Apurimac, apresaron a 2 hombres a sus esposas y sus 2 hijos; a 20 Kms. de allí en Huachullo apresaron a 7 evangelistas. De ahí fueron a Puchungo en Chumbivilcas, Cusco y apresaron a la familia Apfata Binga, 3 hermanos, la esposa de uno y el hijo de ambos, mas la compañera de otro, total 6 campesinos, los desnudaron y los sometieron a torturas. Apresaron 2 mas y a los días aparecieron sus cadáveres con huellas de torturas uno y el otro molido a golpes También en las inmediaciones de la comunidad de Collama, distrito de Quiñota. Rumbo a Chuchumke los soldados apresaron a 5 hermanos en una celebración, 2 ancianos, los amarraron de pies y manos, los patearon y a culatazos los ahogaban sin matarlos en el rió, los encerraron desnudos en un cuarto y violaron a las mujeres. Igualmente hicieron con 7 campesinos de Ccasahui. A un anciano de los prisioneros lo envenenaron y murió, a 16 presos los llevaron al cerro Ccapallullo y los volaron con dinamita.

e) Asesinatos. En la zona de emergencia No 5, las FF.AA y PP cometieron genocidio presionando a las masas para formar mesnadas con el nombre de "rondas", por orden del miserable general Fernández Dávila y su lugargateniente el comandante Ocampo. En Yahuarmachay, Ayahuanco, Ayacucho, asesinaron 35 campesinos entre ellos 15 niños y 6 ancianos, el 16-V-90; en Chaynabamba. Huancavelica, mataron a 12 personas, también en mayo-90; en Ramadilla, Llochegua, Ayacucho, asesinaron a 10 campesinos, en agosto-90; en Somabeni, río Ene, Junín mataron a 9, también en agosto 90. Por la misma fecha se perpetraron asesinatos masivos que demuestran genocidio electorero de masas y combatientes en el departamento de Ayacucho Acocro, Quinua, de la provincia de Huamanga y otros de Huanta; en el departamento de Huancavelica en Chincho, Huanchuy, Uralla, Michca, Villoc. En Tocache, matanza de 9 miembros de familia Tuanama Tapuyina, denunciada por el diputado AP Geno Ruiz; el Ejército pretendió imputar al PCP. En Santa Barbara, Huancavelica, matanza de 14 campesinos, cuyos cadáveres con huellas de tortura y violación ocultaron; primero se imputa el hecho oficialmente al PCP, como es la norma incluso con pronunciamiento de los jefes militares, para después, ante la venida al Perú de la Comisión de DDHH de la OEA, publicar los "excesos" de un oficial y cinco soldados del Ejército y pasar el juicio al fuero militar. En Chillutira, Puno, brutal crimen de 3 campesinos incorporados al EGP cometido por el Ejército, habiéndose, también tratado de imputar el hecho al PCP, en este caso como responsable por "haberlos reclutado a la fuerza". En el penal Castro Castro, Canto Grande, Lima, asesinato de 4 prisioneros de guerra en operativo de FF.AA y PP para despintar consignas políticas, desenmascarando una vez más su "acción cívica". En Lima matanza de 10 jóvenes, 7 de ellos en San Gabriel zona Sur de Lima, asentamiento humano donde las masas homenajeaban a los héroes caídos en el genocidio del 19/VI/86, con puño en alto, banderolas rojas y entonando himnos; fueron baleados y luego rematados en operativo conjunto del Ejercito y la Policia, usando carros y helicópteros. Existe entonces libertad de expresión, si el simple hecho de recordar a parientes o amigos revolucionarios es motivo de matanza? Estos asesinatos empero, fueron exaltados por la prensa reaccionaria calificando los justos homenajes de "parafernalia senderista" y la acción genocida de "gran triunfo" o "7 caen en batalla", justificando la vil matanza de humildes jóvenes desarmados; como siempre, la Iglesia Católica guardó silencio protegiendo el crimen de sus socios explotadores. Pero este cacareado supuesto exito les revento en la cara cuando 3 días después del 19 de junio, al continuarse la celebración del V Aniversario del Día de la Heroicidad, en La Perla, Callao, la Policia asesinó a dos menores de 15 y 17 años y a otro joven de 27 quienes simplemente transitaban por las calles donde ni siquiera hubo acción armada alguna creyéndolos sospechosos de terrorismo, como suelen hacer todos los días apresarlos en plena luz del día se los llevaron en dos patrulleros, en el trayecto recibieron la orden de matarlos y expeditivamente lo hicieron. Y de inmediato fabricaron su "éxito en la lucha contra el terrorismo", montaron su sangrienta y cotidiana farsa: les pusieron un arma, folleteria del Partido y el periódico El Diario y pretendieron pregonar que eran subversivos; pero a los pocos días presionado por las evidencias y la condena popular, el gobierno tuvo que sindicar a los autores, de ellos el sargento Francisco Antezano, el sub-oficial José Infantes, el sargento Guillermo Cornejo Zapata y el sub-oficial Angel Vasquez Chumo están detenidos, pero Infantes amenazado de muerte por haber denunciado a los jefes que ordenaron; éstos están solamente con orden de comparecencia, internados en el Hospital de Policía: el capitán Bazan Llapa, el mayor Quiroz Chávez y el capitán Odar Inchaustegui Jiménez. Una muestra más de la impunidad que Fujimori propicia para sus Fuerzas Armadas y Policiales. En invasión de terreno de Ate-Vitarte en Lima, destaquemos otro tipo de asesinato muy común: policías ebrios asesinaron a 4 pobladores por invadir terrenos, el 1o de enero del 91.

Parte de esta política genocida que Fujimori prosigue y desarrolla es la aparición de nuevos grupos paramilitares que perpetra salvajes asesinatos individuales como el del periodista Ortega Morales en Ayacucho; o el de la periodista Melissa Alfaro del semanario Cambio, volada por "sobrebomba", en Lima. O los crímenes masivos como el de la familia García en Ayacucho, el 24/IX en el asentamiento humano Villa Santa Rosa, asesinaron al albañil García Marsilla y a su esposa, cuyos cadáveres "fueron hallados detrás de la puerta de calamina, en la que se aprecia 13 impactos de bala calibre 9 mm., se supone que se acercaron a la puerta al oír el ruido de los que intentaban ingresar a su domicilio"; en los dormitorios fueron asesinados sus hijos Gladys de 17, Gregorio de 8 y Beatriz de sólo 2 y medio, también el primo del dueño de casa M. Garcia C. y 2 visitantes de apellido Huamani (17) y Rodriguez H. (18) . Y la horrenda matanza de Barrios Altos, 16 personas, 1 niño de 9 años entre ellos, todos ellos trabajadores, principalmente heladeros ambulantes provincianos, cocidos por decenas de balazos en una vieja casona y en medio mismo de varias instituciones policiales; genocidio sobre la cual las fuerzas represivas, apoyadas por la prensa reaccionaria, han tejido una siniestra desinformación, pretendiendo incluso, cuándo no?, imputar al Partido, para encubrir como hasta hoy lo hacen a quien ordenó y a quienes lo ejecutaron, en la propia Lima y en medio de la fanfarria del "respeto a los derechos humanos"!

Pero, el crimen impune de genocidio se sigue cometiendo en las campañas de cerco y aniquilamiento; desde el inicio de la guerra popular lo vienen aplicando, así en los años 83 y 84, principalmente en Ayacucho; o en el 90 y 91 en la región del Centro, en especial donde asesinaron a más de 1,000 personas; o en los operativos del año 90, en las elecciones generales, golpeando a las masas con su acostumbrada política genocida de robar todo, quemar todo y matar a todos, o en la aplicación de sus planes organizar rondas campesinas desatando el terror blanco para aherrojar a las masas a sangre y fuego.

Campañas de contrapropaganda negra y estratagemas asesinas son aplicadas por las Fuerzas Armadas y Policiales en diversas partes del país y tienen la misma "marca de fábrica" reaccionaria apuntando a desprestigiar el Partido y alejar a las masas, montan siniestros planes que presentan propagandizándolos como maquiavelismo o monstruosidad terrorista. Así, el 91, en abril, en el barrio de San Sebastián, Cusco, 2 niños mueren por explosión de granadas de guerra; en mayo, en alrededores del cuartel San Martín, Lima, las Fuerzas Armadas "no limpiaron bien" los restos de coche-bomba del MRTA y una explosión mata al día siguiente a un futbolista publicando "nuevo blanco del terror"; en julio el Fiscal Méndez Jurado en coro con el ministro del Defensa dijo: "Terroristas han secuestrado 260 niños entre 15 y 19 años por la fuerza"; en agosto, "granada de guerra explosiona en mercado de Ayacucho cuando paro armado y muere una mujer quedando 33 heridos". En setiembre, Expreso vincula cuerpos descuartizados aparecidos en la capital al PCP. Esta monstruosa campaña difamatoria, en octubre, fabrico una estratagema asesina contra el niño Jorge Mayta Sucso, de nueve años, lo sacrifico para montar la infamia de que el Partido lo había utilizado, en Lima, para probar si torre de alta tensión estaba minada; precisamente cuando estaba por llegar la Comisión completa de Derechos Humanos de la OEA para investigar los genocidios de Fujimori, y con inaudito cinismo lo declaran mártir de la subversión. Previamente armaron un fétido melodrama sobre supuesta salvación por un oficial de la policía, después de haber inducido a la criatura a entrar a la torre minada por ellos, a pocos metros de una escuela de primaria; y en el colmo de la barbarie para impedir que el niño hablara dejaron que muriera por desangramiento. Estos son los métodos yanquis que aplican en el Perú de Fujimori al más puro estilo imperialista. Patrañas sangrientas a las que se suman alegremente El Peruano del gobierno y el Expreso de Ulloa, entre otros formadores de la llamada opinión publica.

Si a todos estos hechos, parte de la estrategia de la guerra contrasubversiva, le sumamos la multitud de actos delictivos que cometen militares y policías como resultado de la impunidad y carta blanca que les otorgan no se terminaría nunca de describirlos; baste agregar la corrupción de los militares en las zonas cocaleras en colusión con los grandes narcotraficantes; o el asesinato de la niña de 12 años en La Molina, distrito urbano de Lima; o el del comerciante de Monzón, o el del ganadero extorsionado y torturado en la PIP de Trujillo; o los asaltos en las carreteras Panamericana Norte y Sur, para no redundar con los cotidianos en la Sierra; sin olvidar el inconcebible baleamiento y derribo del avión de pasajeros de la provincia de Bellavista, departamento de San Martin, causando la muerte de todos sus ocupantes; y el fraude descubierto en el ingreso a la Escuela de Comando y Asesoramiento Policial, sin que por ello haya ni siquiera renunciado ninguna autoridad.

Ante tanta impunidad y corrupción y la presión imperialista de retener la "ayuda", las Fuerzas Policiales tuvieron que pasar "exámenes sicológicos" y, junto con las Fuerzas Armadas, se pusieron a estudiar los derechos humanos, como si esa fuera la solución. Hasta que las Fuerzas Policiales entraron en reorganización.

Esta reorganización policial es la tercera en once años de guerra popular. Pero que oculta la medida? los actos delictivos han rebasado el limite; las presiones del imperialismo yanqui para aplicar su guerra de baja intensidad crecen y, utilizan el consabido método de golpear al punto más débil para eximir a los principales genocidas que son las Fuerzas Armadas. El evidente malestar de la Policia lo ha hecho publico, su director, el general Adolfo Cuba y Escobedo, dijo: "más no se puede pedir salvo, caramba que surja una nueva ley donde a la gente se le degrade. Y si hay otra más, que los fusilen", después de cuestionar que se haya dado de baja públicamente a oficiales y subalternos.

Finalmente, la situación de las FFAA y PP es otra fuente mas de contradicciones en el seno de la reacción. Pero, el malestar no queda ahí, se extiende a las facciones de la gran burguesía que no están de acuerdo con el mayor poder que Fujimori da a las Fuerzas Armadas y exigen una estrategia integral de la guerra contrasubversiva. Demandan que Fujimori coordine con los partidos, discrepan de que los militares asuman lo militar y no militar y de que planifique y decidan por su cuenta; insisten en Comando Unificado dirigido por un civil o un militar retirado dedicado al problema a tiempo completo; están, pues, en contra de que se constituya un comando unico sólo militar que a la larga acabaría asumiendo los aspectos político, económico y social, y chocaría más cada vez con sus sistema democrático, Lo real es que con este nuevo gobierno la tendencia a la centralización absoluta para manejar la guerra contrasubversiva con un creciente criterio militarista es cada día mayor. La declaración demagógica sobre respeto a los derechos humanos y la carta blanca a la impunidad serán mayores, aunque más barnizado sea el genocidio y la represión generalizada, socavando así más aún el orden demoburgués y desarrollando la galopante reaccionarización del Estado peruano. La llamada "humanizacíon" de la guerra contrasubversiva les volverá a reventar en la cara bañándolos en sangre de la cabeza a los pies, a Fujimori y sus autoridades militares, policiales y civiles.

Resumiendo, para ver la situación de las FA y PP hemos partido primero de su carácter de clase contrarrevolucionario cuya esencia es el genocidio y la corrupción, y como el gobierno de Fujimori es el que con mas descaro las avala y dota de mayor poder político. Segundo, algunas opiniones de los ministros de Defensa y del Interior y del presidente del CCFFAA para demostrar su incapacidad política y militar. Tercero, las condiciones políticas económicas y militares en que nos combaten, las que revelan su inferioridad, falta de hombres y medios. Cuarto, algunos actos genocidas y campañas negras. Quinto, la reorganización policial. Y, sexto, cómo la situación de las FA y PP y la estrategia de la guerra contra subversiva es otra fuente de contradicciones en el seno de la reacción.

Todo lleva a concluir que las Fuerzas Armadas y Policiales son contrarrevolucionarias, genocidas, corruptas y negadoras de los propios héroes por ellos invocados; el Ejercito reaccionario es deshonra de Bolognesi, la negra y siniestra Marina de Guerra es deshonra de su patrono Grau y la Aviación es deshonra de Quiñones. El pueblo es testigo de esta realidad y jamas se podrá borrar la sangre de los miles de héroes que caen con feroz resistencia en esta gloriosa y creciente guerra popular; como el más contundente ejemplo esta el genocidio perpetrado el 18/VI/86 cuando en un sólo día asesinaron con barbarie desenfrenada a 250 prisioneros de guerra, quienes siguen arrancando victorias mas allá de la muerte como en el V Aniversario del DÍA DE LA HEROICIDAD. Los negros sueños de hiena embravecida de las Fuerzas Armadas y Policiales genocidas no han podido ni siquiera sofrenar la guerra popular, y día a día son derrotadas por el victorioso Ejército Guerrillero Popular, ejército de nuevo tipo que ha surgido de lo hondo y profundo de las masas campesinas principalmente pobres del país, EGP que, dirigido por el Partido Comunista del Perú y armado con su invencible ideología arranca armas a los genocidas, incorporan nuevos valerosos combatientes y construyen el nuevo Poder; en fieros combates de aniquilamiento contra las Fuerzas Armadas y Policiales genocidas arranca victorias que marcan hitos históricos en la lucha popular. Nunca antes hubo un Ejercito así en la historia peruana; ni las huestes campesinas de Túpac Amaru, ni las guerrillas campesinas que dieron gloria a Cáceres tuvieron la calidad y la heroicidad del Ejercito Guerrillero Popular, porque éste es un ejército de nuevo tipo, de clase, dirigido por el Partido Comunista. Desde hace once años dos ejércitos se enfrentan en el Perú, el Viejo Ejército y el Nuevo el Ejército Guerrillero Popular que está derrotando a aquel, el Viejo Ejercito que no ha podido; ni podrá aplacar y menos aun aniquilar la guerra popular y que hoy, mas que ayer, recurre a usar masas campesinas como carne de cañón, como ejército complementario mientras clama desesperado la "ayuda" de sus amos del ejército imperialista yanqui. Qué mejor prueba de la superioridad de clase, ideologica, política y militar?

conexión a la proxima pagina