Sobre las Dos Colinas (5)

2. EL IMPERIALISMO

CONVENIO ANTIDROGAS Y ANEXOS.

Partamos definiendo el carácter de clase del Convenio, es un Tratado de intervención yanqui en la guerra contrasubversiva del Perú, es reaccionario, pro-imperialista y anti popular, y su esencia esta en que apunta contra la guerra popular y busca aniquilarla. Ha sido concebido e implementado por Hernando de Soto, agente directo del imperialismo yanqui y uno de sus más conspicuos burócratas, creador de la ya desenmascarada "doctrina Fujimori", asesor principal del presidente y jefe del ILD, organismo yanqui con sede en Lima, Tras la tapadera de que no era Tratado sino Convenio, Fujimori hizo caso omiso a las criticas, cuestionamientos y oposiciones, una vez mas se burló del primer Poder del Estado demoburgues y lo suscribió, como siempre, a espaldas del pueblo, el 14 de mayo del 91. Consumado el hecho "cumplió" al día siguiente con informar al Parlamento sin permitir debate alguno, presentándose personalmente a discurso; y como respuesta cínica a las agudas acusaciones de autoritarismo y para dar apariencia de democracia. En consecuencia, por la forma de la suscripción el Tratado, es otra violación mas de Fujimori a la Constitución que está obligado a respetar. En el Congreso se cubrió de mentiras: "la lucha antidrogas es una auténtica cruzada nacional", "por encima de un enfoque represivo que nos conduciría a una vietnamización, nos orientamos hacia la implementación de esquemas desarrollo alternativo con igualdad de oportunidades", "la fallida estrategia represiva sólo nos ha ocasionado la pauperización del campesinado peruano, una violenta depreciación del ecosistema y una escalada violentista a nivel nacional", "Convenio supone la aceptación de asumir firmes compromisos y nuevas estrategias que deberán reflejarse en realidades concretas los próximos seis meses"; "ambas partes han reconocido, por primera vez que los campesinos cocaleros son sujetos distintos de los narcotraficantes y por tanto no son criminales sino actores de un proyecto que busca la paz", "manejo eminentemente político e integral...clara subordinación al poder civil de las fuerzas militares y policiales...escrupuloso respeto a los derechos humanos...para que se otorgue la máxima legitimidad". Estas son parte de las palabras con que enaltece la participación yanqui en la lucha contra la guerra popular en el Perú bajo la cobertura de lucha contra las drogas al suscribir el Tratado cuyos resultados, hoy día los estamos viviendo, plasman todo lo contrario de lo que dijo en su propio parlamento y se encuentra a fojas cero.

El contenido del Convenio refleja el carácter y la esencia del mismo, de comienzo a fin y el taparrabos de lucha contra las drogas "gran cruzada nacional contra el narcotráfico" es mas transparente que un tul de grandes huecos. Veamos algunas cuestiones. Primero parten del fracaso de todos los planes de erradicación del cultivo de la hoja de coca, reconocen que el area de esos cultivos se ha incrementado y concluyen que "existe evidencia de que elementos organizados del extranjero y bandas armadas peruanas han comenzado a participar en la comercialización y expansión del cultivo dentro del país". Destaquemos, "bandas armadas peruanas" no es sino una forma de encubrir la existencia de la guerra popular; y los fracasos que cosecharon ayer también los están cosechando hoy porque para nadie es un secreto que estamos a noviembre y no hay ningún desarrollo alternativo, ni cultivos sustitutorios, más la represión se agudiza, el genocidio continúa, los terrenos de cultivo de coca se están expandiendo a casi todo el departamento de San Martín, al departamento de Madre de Dios y hasta el trapecio amazónico, llegan a contabilizar más de 220 mil hectáreas de cultivos ilegales de coca; y han entrado a un nuevo rubro: cultivo de la amapola, los campesinos nuevamente han sentido los engaños de quienes manejan este viejo Estado y se levantan con más ardor para destruirlo, incrementando las filas de la guerra popular; nuestra palabra desenmascaradora se ha comprobado en la realidad una vez más, el imperialismo y la reacción peruanas no pueden seguir maniobrando más a las masas.

En segundo lugar, dice el documento que "crearán una asociación bilateral para desarrollar una estrategia e implementarla proveyendo los instrumentos necesarios para lograr en el más breve plazo una reducción sustancial o la total eliminación del cultivo y la comercialización" y habla de representantes al más alto nivel. En el caso peruano, quien debe designarlo es el presidente del Perú, pero lo cierto es que hasta hoy no ha nombrado a nadie y en Washington era De Soto quien aparecía como representante del Perú; y de la parte norteamericana tampoco hay representante al mas alto nivel, así que es otra frase demagógica para las tribunas, es que está en juego la reelección de Bush y la lucha contra las drogas es parte de sus banderas electorales; para el presidente peruano es parte de sus tres tareas, sobre todo de la principal: aniquilar la guerra popular.

Luego, ambos intereses, imperialistas y reaccionarios los cubren con palabrejas de supuesta consideración humanitaria cuando son, con diferencias de magnitud, atroces genocidas y desconocedores de los derechos de los oprimidos y explotados; dice: "de vital importancia para alcanzar los objetivos globales de la humanidad contra la droga pues involucra simultáneamente al mayor consumidor de los derivados de la hoja de coca y al mayor productor de la hoja de coca" aquí se demuestra claramente como buscan "causa justa" que justifique la intervención imperialista yanqui en la guerra popular del Perú. También podemos ver cómo les preocupa guardar las apariencias de "legitimación" en sus tratos por eso se refieren al "consenso de ambos pueblos plasmado en la `iniciativa Fujimori' y la 'Autoridad Autónoma de Desarrollo Alternativo' dependiente del presidente peruano, que le otorga a este convenio una legitimidad que lo convertirá en un eficaz instrumento". Nosotros sabemos que tal doctrina esta viciada desde que no corresponde a los intereses del campesinado cocalero sino a los del imperialismo yanqui y de la gran burguesía y los terratenientes peruanos, vía ILD; la AADA fue tan duramente criticada por anticonstitucional que hoy día la han cambiado por la IDEA, organismo del mismo carácter antidemoburgués reaccionario de la anterior, pero amparada por un dispositivo legal.

Tercero, plantea que es una "nueva forma de cooperación" , lo cual es falso porque el mismo gran gendarme imperialista y genocida mundial Bush parte de colocar en primer lugar la represión antes que el desarrollo alternativo de la zona. Además es parte de la política yanqui que los ejércitos de sus países aliados intervengan en la lucha contra las drogas como lo hacen en Bolivia y lo que pasa es que buscan el aval del gobierno peruano para imponer sus condiciones teniendo en cuenta que las FFAA peruanas se resistían a entrar a combatir el narcotráfico, por lo menos el que fuera ministro de Defensa hasta hace poco, el general EP Torres Aciego. Estipula el acuerdo que sea el gobierno peruano el que incluya políticas para la coordinación entre la PN, el Ejército, la Armada y la FAP e impone la condición de "resultados rápidos en todo lo relacionado a seguridad, los controles, las intercepciones y las capturas requeridas": eso de igualdad de condiciones, es cuento para niños porque quien esta imponiendo condiciones es el imperialismo yanqui y se evidencia que buscan resultados rápidos.

Sobre que los cocaleros son campesinos que siembran la hoja de coca y no el primer eslabón del narcotráfico, bien lo sabían desde hace mucho tiempo; la cuestión es que su estrategia de erradicación ha fracasado por el rotundo rechazo de los cocaleros, su resistencia y la guerra popular; por eso quieren aplicar la sustitución de cultivos planteando el engaño del talismán de la propiedad de la tierra; pero así como ayer la erradicación abono a mayor incorporación campesina a la guerra popular, hoy por mas que busquen apartar al campesinado, y en particular al cocalero, de la guerrilla, el someterlo a gran despojo para facilitar la agroindustria del imperialismo y la gran burguesía peruana y sus compinches los terratenientes, motivaran nuevamente mayor incorporación campesina a la guerra popular, principalmente de los mas pobres que serán lógicamente los más marginados de esos beneficios y explotados. Que "todo esto se cumpla con instrumentos democráticos que permitan involucrar a los ciudadanos directamente en el proceso de toma de decisiones...acceso universal y rápido de los campesinos a la propiedad formal a su usufructo y utilización para garantizar la obtención de créditos y el acceso a la empresa, al comercio exterior y a la participación en la formación de precios" o el que se les considere interlocutores de `dialogo'"; como dicen, no es sino parte del control de la población y recursos de la guerra de baja intensidad que pretende movilizar a las masas para sus planes de pacificación. Sin embargo, con esto buscaran el apoyo de los campesinos ricos y de algunos lacayos como Walter Cocas, falso campesino pobre y carente de representatividad entre las masas; o el gerente de la Cooperativa Agraria del Alto Huallaga cuya institución financia el `Frente de Defensa de la Erradicación de la Coca", cuyas opiniones son favorables al plan imperialista y plantea; "el problema de los cultivos de coca no es político ni militar sino agroindustrial; se necesita que se garantice la industrialización de los productos como la palma aceitera... :tememos que el Convenio se detenga por eso le pedimos a Fujimori garantía de la ONU". Otros como los del valle del Apurímac pidieron "sustitución pero con desarrollo". Por su parte, el presidente del FEDISAM, Lucas Cachay, pide simplemente que los campesinos cocaleros participen y sean consultados, en ningun momento condena el Convenio y más bien ha sostenido conversaciones con H. de Soto. Son estos los cocaleros que aceptaron convertirse en los Interlocutores validos. Que están revelando? una condenable esperanza en el Imperialismo principalmente yanqui y el aval de sus instituciones como la imperialista y contrarrevolucionaria ONU.

Quinto, imponen como condición principal, que el Perú se someta a los planes yanquis de desarrollar la economía de mercado, su neoliberalismo tan en boga hoy en día, y le impone que el Perú haga un programa de "ajuste estructural" sólido y de "reformas estructurales" "dentro de esos criterios, lo cual constituye una abierta violación de la Soberanía peruana. El documento dice: "Los firmantes reconocen la necesidad de que intervengan por ambas partes personas o entidades que hagan posible activar los grandes Instrumentos políticos para alcanzar los objetivos referidos a este convenio. Algunos ejemplos son la Iniciativa para las Américas del presidente Bush, el Plan Brady del Secretario del Tesoro de los EEUU, la Declaración de Cartagena. Dos otros ejemplos son la iniciativa del presidente Fujimori y el proyecto HOPE del presidente Bush que coinciden en enmarcar la lucha contra las drogas dentro de una perspectiva cuyo propósito es hacer llegar los beneficios de la propiedad privada, la reforma estructural, las oportunidades alternativas y la economía de mercado a los sectores más pobres del país". Más descarada no puede ser la injerencia yanqui en la política económica peruana, además qué tiene que ver un supuesto convenio antidrogas con el tipo de economía que deba aplicar un país independiente, y por qué se tiene que exigir un programa de ajuste estructural?; ningún Tratado, menos como ellos lo llaman un Convenio, tiene que determinar las políticas económicas de otro país. Por otro lado, con la drástica disminución de los créditos del Banco Agrario se está promoviendo arrastrar a los campesinos de cultivos legales al cultivo de coca, por lo tanto el resultado es totalmente contrario a lo que allí pregonan. Significaría también que en el caso hipotético de que el gobierno peruano suspendiera la economía de mercado, el Convenio se rescindiría. Ahí está el total sometimiento del Perú al imperialismo yanqui.

Pero los asuntos económicos no son los únicos en los que interviene el imperialismo yanqui, imponen condiciones en "sistemas judiciales y administrativos eficientes". Así vemos la participación directa del imperialismo en la dación de las leyes peruanas entonces quién determina la política económica peruana? la estrategia contrasubversiva? el sistema legislativo? Por eso decimos que el gobierno de Fujimori es genocida y vendepatria y el más obsecuente proimperilista yanqui de la historia del Perú.

Sexto, una segunda cuestión importante como la mencionada sobre política económica es el aspecto de la seguridad en la cual enmarcan el acuerdo, aquí el taparrabos de lucha contra las drogas se cae vergonzosamente, dice: "Para alcanzar los objetivos de este Convenio será necesario establecer un marco de justicia, respeto a los derechos humanos, orden, seguridad y paz en todas las zonas vinculadas al narcotráfico y actividades conexas..." no dice en zonas donde prolifere el narcotráfico si no vinculadas y, además, cuáles son las actividades conexas?. Antes, en otro rubro, insisten en el respeto a los derechos humanos como condición primordial para su "ayuda", así como respeto a la declaración de las Naciones Unidas, los acuerdos de Ginebra y el acceso irrestricto de la Cruz Roja Internacional a esas zonas, cuáles? de acción subversiva o de narcotráfico?. Dice "Para establecer este marco será preciso dar seguridad a las áreas donde se lleve a cabo el proceso de sustitución y proteger las actividades de interdicción, todo ello con el objeto de garantizar el desarrollo alternativo y las medidas de ajuste estructural..." En síntesis, represión si no hay "ayuda" económica; pero reprimir respetando los derechos humanos.

Prosigue "estrategia que considere la necesidad de alimentar, equipar, entrenar, uniformar y apoyar adecuadamente a las fuerzas armadas y policiales que van a luchar contra el narcotráfico y quienes lo apoyan y alientan; "que los recursos militares puedan dedicarse también a apoyar acciones de índole social, económica y cívica que beneficien a las personas afectadas por el narcotráfico y la violencia"; "conveniencia de que el equipamiento de las fuerzas armadas y policiales se realice en la medida de lo posible, utilizando los mismos suministros, la mano de obra y las materias primas producidas localmente". Acción cívica otra vez y encima quieren que el propio país cargue con el mayor gasto posible en las actividades represivas.

Todos estos párrafos ilustran el carácter y la esencia del Convenio; y si los comparamos con los textos estudiados en la Sesión Preparatoria del II Pleno del Comite central sobre la guerra de baja intensidad, se prueba que están desenvolviéndose dentro de ello. El Manual de Campo del Departamento de Defensa norteamérica en la parte de guerra de baja intensidad, Washington DC, 1981, sintetiza los elementos de esta guerra en: papel primordial del ejército aliado en la acción contrasubversiva; carácter político del esfuerzo y su combinación con reformas económicas y sociales; necesidad de combinar las operaciones militares con las de inteligencia, sicológicas, asuntos civiles y control de la población y recursos; y la legitimación del régimen aliado a través de la disminución de la violación de los derechos humanos. Plantea, además, que "la participación norteamérica se considera defensa interna en el exterior a través de una serie de programas de desarrollo, ayuda humanitaria y asistencia de seguridad, esta doctrina de DDI (Defensa y Desarrollo Interno) es la estrategia para la prevención o destrucción de la subversión y está integrada por tres componentes desarrollo balanceado, movilización (organizar al pueblo en actividades de apoyo al gobierno), y neutralización del grupo armado como cuestión decisiva. Apuntando a una futura intervención directa como último recurso empezando con asesorar y apoyar con entrenamiento militar". Más similares no pueden ser los criterios vertidos en el Convenio y es también dentro de esto que se han suscrito los dos anexos, uno militar y otro económico, aunque hay quienes dicen se tratan de cuatro.

Ambos anexos los enmarcan dentro de la llamada cooperación en políticas de desarrollo alternativo y de seguridad para el funcionamiento de la economía de mercado en las zonas cocaleras. En el anexo militar, contrariamente a lo acordado en el Convenio avanzan en definir que las FFAA participen en las actividades antinarcóticos: "Las actividades antinarcóticos se ven amenazadas por grupos subversivos y están íntimamente entrelazadas lo que hace que en tales circunstancias las acciones antiterroristas sean un componente justificable de las acciones antidrogas"; y dice que toca al presidente decidir la manera y el momento de su participación. Especifica que deben actuar en acción cívica: mejoramiento de carreteras, perforación de pozos, irrigaciones, construcción y reparación de instalaciones civiles, asistencia humanitaria, médica, y dental y campañas antidrogas, que esto rige para la policía y para las fuerzas armadas. Vuelve a exigir respeto a los derechos humanos, prohibición de ejecuciones extrajudiciales, desapariciones, tortura, arresto y detención arbitrarios así como atención apropiada a enfermos y heridos. Sin embargo, cómo tratan a los prisioneros de guerra en los cuarteles y cárcel en del Perú? si no los asesinan antes, los hacinan y aplican su plan de aniquilamiento sistemático hasta llegar a genocidio.

Y tras la supuesta capacitación empieza la intervención yanqui: "El Perú se compromete a ampliar la capacidad de las FFAA y a que estas brinden protección a las fuerzas policiales en las actividades antidrogas en las que se ven enfrentadas a los terroristas". "El gobierno de los EEUU se compromete a brindar capacitación y equipamiento con el fin de ampliar la capacidad y efectividad terrestre, aérea y fluvial de las unidades policiales y militares peruanas". "Teniendo el Valle del Alto Huallaga como la zona principal"; no dice exclusiva, por lo tanto pueden actuar en cualquier parte. El monto para este efecto es "hasta $ 34.9 millones para financiar la compra de implementos y servicios de origen estadounidense...fondos que serán evaluados anualmente y que requerirá una reducción de la producción y tráfico de drogas, conducción sostenida de políticas económicas y respeto a los DDHH". Es la mayor venta del Perú al imperialismo yanqui por un mendrugo para comprarle logística. Concluye que las partes pueden ponerse de acuerdo con las "acciones legales que sean necesarias para lograr las metas propuestas"; otra vez EEUU puede imponer las leyes que les de la gana para justificar su intervención.

El anexo económico no es más que la estipulación de los montos para la descarada intervención yanqui en la política económica del gobierno peruano: 1) En apoyo al programa de estabilización económica y reforma estructural del gobierno peruano, el gobierno norteamericano proporcionará a la balanza de pagos bajo el programa de asistencia económica contra narcóticos, 52.7 millones de dólares. 2) Actividades de promoción de inversiones y exportaciones que asistan al sector privado en la generación de ahorro de divisas y la creación de oportunidades de empleo, 4.5 millones de dólares. 3) Para promover alternativas económicamente viables tales como la producción agrícola, actividades de procesamiento y comercialización para cultivos específicos empresas no agrícolas, empleo temporal, mantenimiento de carreteras secundarias, rehabilitación de carreteras ("merece especial y pronta atención", esto es para acciones contrasubversivas) estimular a las organizaciones legítimas y democráticas campesinas a que participen y reciban apoyo en mecanismos de registros de propiedad; en total para todo esto 1.9 millones de dolares, en el marco del proyecto "Desarrollo regional del Alto Huallaga". 4) El gobierno de EEUU también cooperará para mejorar la eficiencia del sistema judicial del Perú con 0.9 millones de dólares ésta es una descarada venta de la justicia peruana a sus amos imperialistas yanquis. Total 94.900 millones de dólares en el año fiscal 91-92. Fondos, además, sujetos a evaluaciones constantes de avances en todos los rubros contemplados a más de la disponibilidad de los mismos en el Congreso norteamericano.

La posición acordada en el II Pleno, después de haber desenmascarado la llamada doctrina Fujimori, nos llevó con gran previsión a concebir la III Campaña contra el gobierno más descaradamente proimperialista yanqui hasta hoy y contra la agresión imperialista, principalmente yanqui. Por tanto, estuvimos prevenidos contra el Convenio y la creciente intervención yanqui en la guerra contrasubversiva en el Perú bajo el aval del vendepatria Fujimori, y fuimos consecuentes aplicadores de sembrar antiimperialismo en las masas.

En el campo de la reacción y el revisionismo se han visto posiciones divergentes frente al Convenio. Lo han calificado de entreguista; de ser un error, una ilusión de EEUU de erradicar la coca, de no ser un programa sino un simple saludo a la bandera; en tanto Expreso festejaba "coherente y esboza una estrategia integral y democrática". Pero como siempre todos los reaccionarios y revisionistas convirgiendo en su defensa del viejo orden fueron incapaces de condenar la nueva intervención yanqui en política peruana; en Bolivia no hubo tan descarada aceptación. Y si recordamos que en el gobierno del demagogo y genocida García Pérez, el general (FAP) Enrico Praelli se opuso a la intervención yanqui lo que le costó su sanción; hoy los incondicionales jefes militares y policiales fujimoristas aceptan esta traición a la patria que dicen defender. Algunos miembros del Movimiento Libertad, como E. Ghersi, fundamentaron abiertas oposiciones; pero de las palabras no pasaron. Los oportunistas burgueses, como Diez Canseco del PUM, recién se dieron cuenta que era una intervención imperialista yanqui contra el Perú, pero como están en contra de la guerra popular tampoco pasaron de las declamaciones. El revisionismo del encallecido Del Prado siguió mudo, y los revisionistas de "Patria Roja" están tan embebidos en su adorado parlamentarismo y habiendo abandonado hasta el antiimperialismo, consideran que si "desarrolla" entonces el Convenio es bueno: posición similar es la de sus primos hermanos, los revisionistas armados del MRTA. El reflotado Belaúnde Terry habló de "ridículas cantidades" y de "condiciones desfavorables para el Perú", como siempre quiere "igualdad de condiciones" y "más inversiones yanquis". El jurista García Sayán lo defendió a capa y espada y estuvo plenamente de acuerdo con la supuesta garantización de la ONU. Ulloa y su pasquin archirreaccionario, fujimorista hoy día, lo enalteció hasta el espacio sideral. Y los "intelectuales" peruanos, temerosos de perder sus prebendas o ser tildados de "terroristas", con su silencio cómplice se pronunciaron por la intervención yanqui en la guerra popular del Perú. Resumiendo, en este problema la polarización se está expresando nítidamente: por un lado, el Partido Comunista dirigiendo al pueblo repudia, condena y combate contra el Convenio y la agresión Imperialista y, por el otro lado, los defensores del Viejo Estado terrateniente burocrático, los proimperialistas los apoyan.

En síntesis, el Convenio tiene un carácter contrarrevolucionario, en esencia pretende aniquilir la guerra popular; para el imperialismo, principalmente yanqui, la "lucha contra el narcotráfico" es el pretexto que le da "causa justa" para intervenir en la guerra contrarrevolucionaria del Perú y contribuir en las tres tareas; el vendepatria Fujimori ha promovido la mayor participación imperialista yanqui con la suscripción del Convenio de Intervención yanqui y sus anexos. Nuestra posición es desenmascararlo, condenarlo y aplastarlo desarrollando más la guerra popular, cualquiera sean las circunstancias de su intervención y sembrar antiimperialismo principalmente antiyanqui en las masas populares.

DERECHOS HUMANOS Y "AYUDA"

La concepción marxista-leninista-maoísta, pensamiento gonzalo nos hace comprender el carácter burgues reaccionario, contrarrevolucionario de los llamados Derechos Humanos (DDHH) que tanto se manipulan hoy en el mundo, y cómo entender los derechos del pueblo.

Marx en el Tomo I de El Capital nos dice: "La órbita de la circulación, o del cambio de mercancías, dentro de cuyas fronteras se desarrolla la compra y la venta de la fuerza de trabajo, era, en realidad, el verdadero paraíso de los derechos del hombre. Dentro de estos linderos, sólo reinan la libertad, la igualdad, la propiedad y Bentham J. Bentham. 1748-1832, economista inglés, su teoría es el utilitarismo, antecedente del pragmatismo.. La libertad, pues el comprador y el vendedor de una mercancía, v. gr. de la fuerza de trabajo, no obedecen a más ley que la de su libre voluntad. Contratan como hombres libres e iguales ante la ley. El contrato es el resultado final en que sus voluntades cobran una expresión jurídica común. La igualdad, pues compradores y vendedores sólo contratan como poseedores de mercancías cambiando equivalente por equivalente.

La propiedad, pues cada cual dispone y solamente puede disponer de lo que es suyo. Y Bentham, pues a cuantos intervienen en estos actos sólo los mueve su interés. La unica fuerza que los une y pone en relación es la fuerza de su egoísmo, de su provecho personal, de su interés privado. Precisamente por eso, porque cada cual cuida solamente de sí y ninguno vela por los demás, contribuyen todos ellos, gracias a una armonía pre-establecida de las cosas o bajo los auspicios de una providencia omniastuta a realizar la obra de su provecho mutuo, de su conveniencia colectiva, de su interés social.

Al abandonar esta órbita de la circulación simple o cambio de mercancías, adonde el librecambista vulgaris va a buscar las ideas, las concepciones y los criterios del capital, del trabajo asalariado, parece como si cambiase algo de la fisonomía de los personajes de nuestro drama: El antiguo poseedor de dinero abre la marcha convertido en capitalista y tras el viene el poseedor de la fuerza de trabajo, transformado en obrero suyo; aquél pisando recio y sonriendo desderioso, todo ajetreado; éste tímido y receloso, de mala gana, como quien va a vender su propio pellejo y sabe la suerte que le aguarda: que se la curtan."

Aquí Marx establece la relación entre el sistema capitalista de compra y venta de fuerza de trabajo y el paraíso de los derechos del hombre; especifica el carácter de clase de cada uno de esos derechos: libertad del comprador para comprar fuerza de trabajo y libertad del obrero para vender su fuerza de trabajo; la igualdad de los poseedores de mercancías, del capitalista que posee el capital y del obrero para quien su única propiedad es su fuerza de trabajo; y la libertad de disponer de la propiedad que cada uno tenga, si tiene capital tiene derecho a disponerlo como le plazca: explotando más, si tiene sólo fuerza de trabajo tiene derecho a vender su pellejo para que lo curtan. Y, en tercer lugar desenmascara el contenido burgués de centrar en el individuo, de basarse en el egoísmo, en el interés personal y la creencia de un orden preestablecido o bajo un Dios de esos derechos.

En "Miseria de la Filosofía", Marx trata la libertad: "No os dejéis engañar por la palabra abstracta de libertad. Libertad de quién? No es la libertad de cada individuo con relación al otro individuo. Es la libertad del capital para machacar al trabajador". El Presidente Gonzalo comentando esta cita en la reunión del Buró Político, julio 90, plantea "Marx por sí sólo se hace entender; tanto se habla de libertad, pues de qué, de quién, de qué clase, para quién? Libertad de la burguesía para machacar al trabajador, para machacar no sólo a la clase, sino a todos los que trabajan con el sudor de su frente!. Ya Marx nos decía, mucho se habla de libertad y se habla de este sistema como derivado de la libertad, sin entender que la libertad no es sino la derivación ideológica del sistema burgués actual, eso es lo que entendemos hoy por libertad.

Y en "La Sagrada Familia", título "Sobre la cuestión judía" paragrafo I "Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano", articulo 2, dice Marx: "Estos derechos (los derechos naturales e imprescriptibles), son: la igualdad, la seguridad y la propiedad. En qué consiste la libertad? Es el derecho de hacer todo lo que no dañe a otro, el limite lo determina la ley, se trata de la libertad del hombre como una monada aislada, replegada sobre sí misma. Pero el derecho humano de la libertad no se basa en la unión del hombre con el hombre sino en la separación del hombre por el hombre. Es el derecho a esa disociación, el derecho del individuo delimitado, limitado así mismo". Clara crítica a la libertad burguesa; porsigue: "La aplicación práctica del hombre, de la libertad, es el derecho humano de la propiedad privada. El derecho humano de la propiedad privada, es por tanto el derecho a disfrutar de su patrimonio y a disponer de él arbitrariamente (según su agrado), sin atender a los demás hombres, independiente de la sociedad es él derecho del interés personal. Ese es el problema del derecho humano de la libertad" "Aquella libertad individual y esta aplicación suya, constituyen el fundamento de la sociedad burguesa" Por tanto la libertad burguesa es en esencia el derecho humano de la propiedad privada; y la propiedad privada es el derecho a disfrutar de su patrimonio y a disponer de ella en su interés personal, que constituye el fundamento de la sociedad burguesa. "Sociedad que hace que el hombre no encuentre en ella la realización sino la limitación de su libertad y proclama por encima de todo el derecho humano de disfrutar y de disponer arbitrariamente de sus bienes, de sus productos, de sus frutos, de su trabajo y de su industria". Eso es lo que proclama en esencia el derecho humano de la propiedad privada. Esa es la libertad y fundamento de la sociedad burguesa. Liga libertad a propiedad privada en interés personal; no se puede separar, cuando se habla de libertad se habla de propiedad privada, el derecho del interés personal. Ese es su fundamento, es la base del liberalismo y neoliberalismo a ultranza. Y esto es lo que hemos visto en el análisis de la Constitución peruana y de las leyes internacionales, no es sino el derecho del interés personal de la clase burguesa y sometimiento al imperialismo, por tanto es plenamente valido lo que dijera Marx. La igualdad, dice Marx es considerada ligada a la propiedad privada y al interés personal, y la igualdad no es sino que todo hombre se considera por igual una mónada, tú mónada, todos mónadas, pero cada uno con su interés personal. Reconoce que todos tienen igual derecho o interés personal, ese interés personal es para tomar la propiedad, disfrutarla y ejercer su derecho en función de cada uno.

La seguridad, que también enumera el artículo y lo transcribe, dice es el supremo concepto social de la sociedad burguesa, el concepto de la policía. Según el cual toda la sociedad existe solamente para garantizar a cada uno de sus miembros la conservación de su persona, de sus derechos y de su propiedad.

A partir de esto comprenderemos que los derechos humanos son los derechos de la burguesía, basados en la concepción centrada en el individuo como poseedor de derechos naturales, propios de su condición de individuos; derechos que son imprescriptibles en cuanto están ligados a su libertad, que es libertad en tanto derecho humano de la propiedad privada; y entendiendo su derecho humano de la propiedad privada como disponer de su patrimonio y disfrutar de él, atendiendo al derecho de interés personal que es el fundamento de la sociedad burguesa. De estos criterios deriva la igualdad, derecho de cada individuo a ejercer el derecho de su propio interés, de la propiedad privada, de su derecho de interés personal . Y la seguridad, el supremo concepto de la sociedad burguesa; destacar el concepto de policía, dice Marx que una sociedad burguesa requiere de un aparato que garantice los derechos de los individuos, su derecho de propiedad privada. (Todos los comentarios son del Presidente Gonzalo en el II Pleno del Comité Central, oct-feb 91/92).

Lenin. El Presidente Gonzalo en "Elecciones, no! Guerra popular, sí!" se reafirma en lo que Lenin escribe sobre este mismo problema en su texto "Economía política en la época de la dictadura del proletariado" en su parte V, al tratar socialismo, clases y dictadura del proletariado: "Bajo el capitalismo, el proletariado era una clase oprimida, carente de toda propiedad sobre los medios de producción, la única clase directa y totalmente contraria a la burguesía, y por lo tanto la única capaz de ser revolucionaria hasta el fin. "Las frases generales sobre la libertad, la igualdad y la democracia no son, en realidad otra cosa que la ciega repetición de conceptos calcados sobre el molde de las relaciones de producción mercantil. Querer resolver por medio de estas frases generales las tareas concretas de la dictadura del proletariado equivale a pasarse en toda la línea a las posiciones teóricas, de principio, de la burguesía. Desde el punto de vista del proletariado, el problema se formula así libertad con respecto a la opresión de qué clase? Igualdad entre que clases? Democracia en base a la propiedad o en base a la lucha por la abolición de la propiedad privada?, etc." La primera nos hace ver el papel revolucionario del proletariado frente al papel reaccionario de la burguesía. En la segunda está tan nítido el carácter de clase de libertad, igualdad y democracia que basta reproducirla.

Presidente Mao. También en el mismo texto el Presidente Gonzalo transcribe: "Y en lo referente a la libertad y democracia (el Presidente Mao nos enseña) `En realidad, en el mundo sólo hay libertad y democracia concretas, y no existen libertad y democracia abstractas. En una sociedad donde existe lucha de clases, si hay libertad para que las clases explotadoras exploten al pueblo trabajador, no hay libertad para que éste no sea explotado; si hay democracia para la burguesía no la hay para el proletariado y el resto del pueblo trabajador. En algunos países capitalistas también se permite la existencia legal de algunos Partidos Comunistas, pero únicamente en la medida que esto no pone en peligro los intereses fundamentales de la burguesía; no está permitida más allá de ese límite. Los que piden libertad y democracia en abstracto creen que la democracia es un fin y no un medio. A veces la democracia parece un fin, pero en realidad es solo un medio. El marxismo nos enseña que la democracia forma parte de la superestructura y pertenece a la categoría de la política. Esto significa que, en fin de cuentas, la democracia sirve a la base económica. Lo mismo ocurre con la libertad. Tanto la democracia como la libertad son relativas y no absolutas, han surgido y se desarrollan en el curso de la historia. En el seno del pueblo la democracia es correlativa con el centralismo, y la libertad, con la disciplina. Son dos aspectos distintos de un todo único, contradictorios y a la vez unidos. No debemos recalcar unilateralmente uno de ellos negando el otro. En el seno del pueblo no se puede prescindir de la libertad, tampoco se puede excluir la disciplina, no se puede prescindir de la democracia, tampoco se puede excluir el centralismo. Tal unidad de democracia y centralismo, de libertad y disciplina, constituye nuestro centralismo democrático. Bajo este sistema, el pueblo disfruta de una democracia y una libertad amplia, pero al mismo tiempo debe mantenerse dentro de los límites de la disciplina socialista. Esta verdad la comprenden bien las grandes masas populares'. Así, el Presidente Mao elevando el problema de los derechos y libertades fundamentado y desarrollado por Marx y Lenin, recalca el carácter de clase de los mismos, su base ideológica burguesa centrada en el individuo, en el egoísmo; y, la relación entre derechos y sistema social".

Hasta aquí hemos visto la concepción marxista-leninista-maoísta. Ahora, esbozamos algo del proceso seguido en el mundo por la oligarquía financiera en cuanto a DDHH. La oligarquía financiera, clase del imperialismo y especificación de la gran burguesía, siempre ha enarbolado las viejas y raídas banderas de DDHH para expandir su dominio mundial; fue en nombre de los DDHH que el presidente norteamericano Wilson participó en la I Guerra Mundial para erigir a EEUU como potencia imperialista y actuó en la primera gran guerra de rapiña para repartirse el mundo. El 41, con F.D. Roosevelt los yanquis van a intervenir en la II Guerra Mundial para expandir sus dominios a más partes del orbe. Después de la guerra y para garantizar su expansión, dominio e influencia promovió la Declaración Universal de los Derechos Humanos en la ONU, organismo proimperialista garante de las superpotencias y potencias imperialistas. Por otro lado, siempre los EEUU y demás potencias imperialistas han atacado los sistemas socialistas de la URSS, cuando Lenin o Stalin, y de China con el Presidente Mao, como violadores de los DDHH. Y hoy día que el Imperialismo prosigue su hundimiento general recurre a sus antiguas banderas burguesas reaccionarias, a sus viejos principios remozados, porque ya no puede crear nada nuevo ni progresista. y los cubre de un barniz "humanitario" para ocultar su carácter de clase contrarrevolucionario que pretende contener en el mundo la tendencia histórica y política principal que es la revolución; escondiendo arteramente que los derechos humanos son un instrumento más para imponer su ideología reaccionaria (cuya médula es el idealismo, y el pragmatismo más grosero, totalmente contrario al materialismo dialéctico) y su falaz política democrática-burguesa de sangrienta dictadura reaccionaria encabezada por la oligarquía financiera en los Estados imperialistas o por la gran burguesía burocrática en las naciones oprimidas (absolutamente contraria a la dictadura democrático-popular y a la dictadura del proletariado ambas dirigidas por el proletariado y sustentadas en la alianza obrero-campesina). Y todo para la defensa del caduco sistema imperialista, sangrienta barbarie parasitaria que asuela la Tierra, contrario y opuesto totalmente al sistema socialista, la gran nueva del siglo XX, único sistema que llevara a la humanidad al reino de la libertad el Comunismo.

Aparentemente el imperialismo, la reacción y el revisionismo defienden los derechos del hombre al margen de las clases, pero en el fondo solamente defienden su derecho y libertad para someter a pueblos y naciones; más aún hoy día el imperialismo, principalmente yanqui, usan los DDHH para imponer normas internacionales que justifiquen su intervención en cualquier parte del mundo y someter a todos a su hegemonía. Así, en la ONU, un representante de Austria acaba de proponer formar "cascos blancos" para defender los DDHH, dijo: "El respeto a los derechos humanos tiene que ser uno de los pilares del orden interno"; su protección "no puede ser considerada como una interferencia en los asuntos internos de un Estado. Por el contrario, expresar preocupación por esta área constituye un elemento importante y legítimo del diálogo internacional". Se quiere arrasar con los derechos de soberanía, independencia y autodecisión o autodeterminación de los pueblos, naciones y Estados. Otro ejemplo de lo que afirmamos es la reciente agresión yanqui, entre otros imperialistas, a Irak y el embargo la que lo han sometido después de su guerra genocida contra el pueblo árabe. Otro más, el sometimiento vergonzante de Kampuchea por la ONU, que impone y maneja la política, economía, reducción de tropas, elecciones, absolutamente todo el orden interno de ese país. O la agresión a Panamá el 89. En consecuencia, es sobre todo el imperialismo yanqui, gran gendarme mundial, que pretende constituirse como superpotencia imperialista hegemónica unica, quien más enarbola esas traposas banderas de los derechos humanos.

Dentro de los DDHH no caben los derechos del proletariado y del pueblo; los pueblos de Asía, Africa y América Latina tienen derecho a la vida pero los condenan a morir de hambre, los hunden en creciente miseria o lo sumen en profunda ignorancia; el pueblo tiene derecho a ejercer el poder político pero no consienten su dictadura conjunta, menos aún la dictadura del proletariado; peor aún, en sus llamados sistemas democráticos que no son tales sino dictaduras reaccionarias, demoburguesas o fascistas, al pueblo jamás le consultan, salvo para cubrir apariencias; y los derechos que existen en las constituciones, leyes o normas de los viejos Estados del mundo son cada vez más formales.

Para la aplicación de esta política, el imperialismo crea organizaciones de DDHH, como parte de su táctica de usar las dos manos; así, a nivel internacional las Comisiones de Derechos Humanos de la ONU o de la OEA y en el país, las ONGs a su servicio en este ámbito. Entre éstas tenemos en Lima, por ejemplo el Instituto de Defensa Legal (IDL), organismo proyanqui que alaba al genocida y vendepatria por sus "avances" en la política de "reinserción" o economía de mercado, saluda su "optimismo" de explotador proimperialista y critica la "aguafiestas violencia cotidiana que les hace recordar que no viven en el país de las maravillas"; quiere decir que, sin la guerra popular las políticas de explotación y entrega total al imperialismo yanqui son bienvenidas por estos defensores de los derechos humanos, sirvientes directos de los yanquis que exigen simplemente la llamada pacificación, o sea la estrategia contrarrevolucionaria de la guerra de baja intensidad; promotores de venales y siniestros periodistas contrarrevolucionarios que siempre han odiado al pueblo peruano, como Zileri de frívola cloaca reaccionaria que es "Caretas".

En América Latina, esta política imperialista también la enarbolan pero con la especificidad de combatir aparentemente el narcotráfico. Esta región es parte clave del imperialismo yanqui y para consolidar su poder tienen que combatir dos problemas fundamentales: la revolución y el narcotráfico, de ellos principal es la revolución porque encierra la contradicción principal en el mundo nación-superpotencias y potencias imperialistas, de cuya solución deriva el destino de cada parte en contienda. La estrategia de los EEUU para América Latina consiste en conjurar las revoluciones a través de planes políticos, económicos y militares como los de la llamada "lniciativa de las Américas" y la estrategia de la "guerra de baja intensidad". Pero además, han encontrado que en el Perú, Colombia y Bolivia se cultiva por tradición histórica la hoja de coca; más, como estupefaciente, cocaína, desde estas tierras el imperialismo y los narcotraficantes la llevan a EEUU y a otros países de Europa para corromper a sus pueblos, obteniendo grandes ganancias en su comercialización. Así, tomando el problema del narcotráfico como pretexto, han concebido un plan estratégico para intervenir "justificadamente" y conjurar las revoluciones; parte de este negro plan es la reunión de febrero 90 en Cartagena y también del Convenio de intervención en el Perú ya visto.

En el Perú, ambos problemas, la revolución y el narcotráfico, cobran mayor importancia porque la guerra popular se está convirtiendo en un serio peligro para consolidar el dominio yanqui en América; y, por la crisis general del capitalismo burocrático y la pauperización de la sociedad peruana el cultivo de la coca ha proliferado. Por eso las relaciones entre Perú y EEUU se desenvuelven estrechamente ligadas a ambos problemas, principalmente a aniquilar la guerra popular que, al fin y al cabo, es su problema principal. El Presidente Gonzalo en el documento "Elecciones, no! Guerra Popular, sí!" nos enseña:

"La situación de la Región del Huallaga plantea el problema fundamental de la intervención del imperialismo yanqui. Esta cuestión encierra en perspectiva que la contradicción nación-imperialismo devenga principal, imprimiendo un cambio sustancial al desarrollo de la guerra popular en el Perú. En la revista del ejército de los Estados Unidos se dice:

"Finalmente, y más gravemente, Estados Unidos se enfrenta a un aspecto de la insurgencia en Latinoamérica que ofrece la mayor amenaza pero una que quizás aún pueda proveernos del arma con la cual podremos recobrar la superioridad moral que al parecer hemos perdido.

Hay una alianza entre algunos narcotraficantes y algunos insurgentes. Varios países en Latinoamérica se enfrentan a la corrupción de sus gobernantes y oficiales militares. Estos países se esfuerzan por tratar el problema con apoyo inseguro de los Estados Unidos y con variables grados de éxito. Los dólares ganados por los narcotraficantes se entregan a las cajas de ciertos guerrilleros o, posiblemente en forma de armas y abastecimientos, a las manos de la guerrilla.

Una solidificación en la percepción del público y el Congreso de esta conexión conducirá el necesario apoyo para contrarrestar a los terroristas guerrilleros/ narcotraficantes en este hemisferio.

Sería bastante fácil generar tal apoyo una vez probada la conexión y declarada una guerra total por la Autoridad de Mando Nacional. El Congreso tendría dificultad en impedir el apoyo para nuestros aliados con el entrenamiento, asesoramiento, y asistencia de seguridad necesarios para cumplir con la misión. Los grupos religiosos y académicos que han apoyado incansablemente a la insurgencia en Latinoamérica se verían en una posición moral indefendible.

Sobretodo, tendríamos una posición moral intachable desde la cual lanzar un esfuerzo ofensivo coordinado para el cual dispondríamos de los recursos del Departamento de Defensa y los de otras fuentes. La reciente operación en Bolivia es un primer paso. En lugar de responder defensivamente a cada insurgencia según el caso individual, podríamos tomar acciones de concierto con nuestros aliados. En lugar de sumergirnos en el enredo legislativo y los constreñimientos financieros que caracterizan nuestra postura de asistencia de seguridad, podríamos responder con la mayor presteza a la amenaza. En lugar de debatir cada amenaza distinta, podemos empezar a percibir al hemisferio como una entidad y por fin llegar a desarrollar la visión que mucho nos hace falta." (Military Review, Edición Hispanoamericana, mayo 1987; págs. 49 a 51).

Así, plantea que el llamado "narcoterrorismo" es un "arma para recobrar superioridad moral" del imperialismo yanqui, que le dota de "posición moral para ofensiva coordinada" y le proporciona "visión hemisférica" de la cual carece. Estos criterios obviamente más desarrollados, guían la política yanqui; y vemos muy claramente cuan siniestros son los planes que encierra infamar de "narcoterrorismo" a la guerra popular y a quien sirve; y a donde apunta el Viejo Estado, la reacción, el revisionismo, los oportunistas y sus lacayos de toda ralea cuando desenvuelven desde hace años su archirreaccionaria campaña de imputar y llamar "narcoterrorismo" a la guerra popular. Simple y llanamente promover y apoyar la intervención y agresión del imperialismo yanqui, sirviendo y defendiendo sus intereses, así como los de la reacción peruana. Por esto, debemos desenmascarar más la negra esencia contrarrevolucionaria de presentar como "terrorismo" o "narcoterrorismo" a la guerra popular; denunciar la creciente intervención yanqui y sus planes de agresión; impulsar la campaña antiimperialista Yankees go home!; apuntar más y esforzarnos por unir al pueblo peruano, a su inmensa mayoría sobre la base de la alianza obrero-campesina; prepararnos ideológica y política, orgánica y militarmente para seguir desarrollando la guerra popular cualquiera sean las circunstancias, enarbolando más el marxismo-leninismo-maoísmo, pensamiento gonzalo; seguir combatiendo cada día tenaz e indeclinablemente por conquistar el Poder en todo el país en función de la revolución proletaria mundial, a la cual estamos más ligados que nunca por la causa inmarcesible del comunismo; y golpear certera y contundentemente al enemigo cualquiera que sea y más aún al propio imperialismo yanqui..." (págs, 38 a 40).

Otra cuestión íntimamente ligada a los derechos humanos es la "legitimación", contenido clave de la estrategia yanqui de guerra de baja intensidad, por la cual los regímenes aliados deben ser "democráticamente" elegidos, satisfacer necesidades básicas y respetar los DDHH. Pero ni la votación lograda por Fujimori, ni la insatisfacción creciente de las necesidades fundamentales del pueblo peruano, ni la carente autoridad moral de cínico demagogo que aplica todo lo que negó durante su campaña electoral, ni su sistemática política genocida lo legitiman; por el contrario, Fujimori pierde más "legitimidad" cada día ante el pueblo peruano.

En conclusión, hoy...que el imperialismo está en su hundimiento final, sus derechos humanos son traposas y caducas banderas burguesas, contrarrevolucionarias; cobertura que "legítima" la intervención imperialista en cualquier parte del mundo, recurso engañoso para imponer su dominio, medio para condicionar su "ayuda" e instrumento para contener o derrocar revoluciones. Quien con más vehemencia e hipocrecia los enarbola es el imperialismo yanqui que pretende erigirse superpotencia hegemonica única. Por todo lo visto, nuestra posición es bien clara, rechazamos y condenamos los derechos humanos porque son derechos burgueses, reaccionarios, contrarrevolucionarios; son hoy arma de revisionistas e imperialistas, principalmente del imperialismo yanqui. Enarbolar los derechos humanos en el Perú, es avalar la siniestra política intervencionista del imperialismo principalmente yanqui, servir al taimado genocida vendepatria Fujimori, y trabajar por las tres tareas del Viejo Estado; es negar el hambre y el genocidio que sufren las masas, es oponerse a los derechos del pueblo, es ser peón y carne de cañón de la "guerra de baja intensidad" en contra de la guerra popular; es en síntesis, estar por el Imperialismo, contra la nación peruana, por la gran burguesía y los terratenientes en contra de las masas populares, es venderse al pasado infame en contra del futuro brillante.

En lo referente a la "ayuda" imperialista, no es sino inversión altamente rindente en sus semicolonias, aliados o amigos a quienes exige garantías para sus capitales y les demanda "legitimidad" y respeto a los DDHH para garantizar sus intereses de clase; la propiedad privada, la economía de mercado, la libertad de acción para sofocar guerras revolucionarias o provocar guerras de rapiña locales y hasta mundiales. Sentado esto, veamos el vergonzante regate entre el "mayor productor y el mayor consumidor", por la llamada "ayuda". El riesgo de suspensión de la "ayuda" estipulad en el Convenio de intervención yanqui ante la persistente violación de los DDHH en la guerra contrasubversiva, no en ninguna lucha contra el narcotráfico. Llevó a que el genocida y obsecuente proimperialista yanqui, Fujimori, presuroso emitiera una serie de dispositivos legales por encargo y asesoramiento directo de especialistas norteamericanos; que estuviera a punto de no viajar porque nada de dinero traería al país; y, que por arte de magia se redujeran las denuncias de desapariciones y ejecuciones extrajudiciales. En visita, no oficial, siervo y amo se encontraron para tramar contra el pueblo peruano; el papel principal del lacayo fue, además, ofrecer en venta todo el Perú, así como acentar a ciegas todas las condiciones impuestas por el patrón.

Los diarios clamaban: "DDHH denuncia preocupante...la lucha antisubversiva sin miramientos legales sólo sirve para alimentar la subversión...si la democracia peruana se salvajiza habrá perdido ya la guerra". "Sólo las dictaduras más sangrientas pueden exhibir un récord de violación de DDHH como el Perú". "Del total de casos de desaparecidos reportados a las NNUU (Naciones Unidas) durante el año pasado, 60% provienen del Perú". "La subversión busca justamente que la democracia se descalifique a sí misma con actos de este tipo". Apreciación subjetiva que oculta la realidad, pues por su propia naturaleza contrarrevolucionaria tienen que violentar sus propios principios, normas y leyes demoburgueses. Una valiosa declaración señala: "le hace perder legitimidad al Estado peruano y el Estado peruano cava silencioso su propia tumba".

En el ámbito internacional, el secretario general de Amnistía Internacional destacó "la situación del Perú es una de las más preocupantes...los militares no aceptan violaciones y las atribuyen a excesos individuales...en las zonas de emergencia estas violaciones son demasiado frecuentes como para atribuirlas a excesos" Por tanto, son sistemáticas. En Londres, también Amnistía Internacional: "En Perú 300 hombres, mujeres y niños desaparecidos después de ser arrestados por fuerzas de seguridad...todavía practican la tortura..."; posteriormente, "son 150 los casos de desapariciones en Perú con el gobierno de Fujimori". La Comisión ONU de DDHH por intermedio del representante peruano denunció "El terrorismo viola los DDHH". Y en el Perú empezaron las campañas y operativos para "probar" las vinculaciones de la subversión con el narcotráfico; el general (FAP) Velarde, presidente del CCFFAA. descubre! contrato de comercialización y protección del narcotráfico por Sendero. Incluso difunden que la subversión vende drogas a agentes de la DEA!.

Un grupo de senadores del Congreso norteamericano, encabezados por el senador Kennedy, en carta a Bush por la atroz violación de los DDHH en el Perú y porque ningún militar o policía haya sido sancionado o condenado se oponen a la "ayuda" al Perú. Dicen: "Los intentos de Bush por disimular las lamentables violaciones de los DDHH en el Perú no sirven a la causa de los DDHH ni para eliminar el narcotráfico...esta violación violará la ley estadounidense y es una afrenta al Congreso, vergonzosa y fraudulenta, hasta que no haya verdadero progreso en Perú no se debería dar un centavo".

"Congreso norteamericano detuvo la "ayuda" de casi 100 millones de dólares al Perú por asistencia militar y desarrollo económico, hasta el 15 de setiembre del 91, después de esa fecha se tratará este problema ligado a los DDHH en Perú".

El premier peruano rechaza la carta de los senadores norteamericanos.

En EEUU editorializan a favor de la "ayuda". En el New York Post: "Los peores antecedentes de DDHH pero tiene sentido la cooperación militar limitada en contra de los narcotraficantes...en el Perú ninguna campaña por el estilo puede tener éxito sin también atacar la conexión entre la Industria de la cocaína y Sendero Luminoso". En el Washington Post: "el ejército peruano actúa con frecuencia contra sospechosos de izquierdismo, campesinos e indígenas, de forma que desvía la atención de la brutal guerrilla maoísta del país...Perú dista mucho de ser El Salvador y puede esperarse que el Ejército mejore como fuerza armada y en su respeto a los DDHH si EEUU está atenta y activamente involucrado".

"Cuál es el problema la cruzada contra el flagelo de la humanidad que es el narcotráfico o la lucha contra la guerrilla maoísta?" El secretario de Estado adjunto para asuntos internacionales de narcotráfico de los EEUU, Levitsky a las agencias noticiosas "Reuter" y "Newsweek" dijo: "Es cuestión de saber que el problema involucra tanto a los narcotraficantes como a Sendero Luminoso...si nuestra asistencia es usada para enfrentar a Sendero Luminoso a fin que las actividades antinarcóticos puedan avanzar y ser eficaces consideraremos eso como un uso legítimo de nuestra asistencia" Aquí está su respuesta, más importa aniquilar la guerra popular que combatir el narcotráfico y su injerencia la consideran de uso legítimo, por lo demás quien lo dice es un representante del Estado norteamericano (algo así como un ministro de Estado). Prosigue: "Han hecho progresos en DDHH... esperamos que el Congreso considere que es mejor actuar en Perú que simplemente dejarlo de lado...Si dejamos el Perú de lado habremos dejado de lado una buena parte de nuestra estrategia contra los narcóticos. Necesitamos participar y si no lo hacemos ellos van a asestar un golpe a los intereses de la lucha antinarcóticos". En el fondo teme que derrotemos su estrategia de guerra de baja intensidad.

WOLA cuestiona "ayuda" al Perú. La Oficina de Washington sobre América Latina a la vanguardia de que el Perú no reciba ayuda norteamericana, en una carta al New York Times Carlota Youngers lo critica por suponer erróneamente que a Sendero Luminoso y al narcotráfico puedan combatirse con los mismos medios militares; dice que vincular los objetivos de la contrainsurgencia y la lucha contra la droga hará más daño que bien pues el gobierno del Perú no puede combatir a la guerrilla con eficacia si al mismo tiempo lleva a cabo acciones contra el narcotráfico. La recomendación de WOLA es que EEUU no ayude al Perú, pues 1) sus militares no tienen interés en combatir al narcotráfico y 2) quieren las armas y equipos para fortalecer su acción contra la insurgencia, proceso este que ha desaparecido 5 mil peruanos y muchos miles más de muertos. Las criticas de WOLA insisten en pronosticar que si siguen la actual política, EEUU se verá involucrado en la guerra sucia que se libra en el Perú, lo cual apunta a evocar el conflicto de Vietnam.

Prosiguen los debates sobre estrategia antidrogas en EEUU; Fujimori por boca de su premier anuncia que esta en veremos su viaje a los EEUU. La oposición yanqui plantea que se centra en demasía en cuestión militar. Fujimori promulga la ley que autoriza el ingreso de fiscales a los centros de reclusión.

Congresistas norteamericanos, 3 senadores y 10 diputados se reúnen en el CCFFAA. Fueron informados minuciosamente de 10 años de guerra interna contra Sendero Luminoso y la calificarón de "muy cruenta", concluyeron que había falta de preparación de las fuerzas armadas peruanas en DDHH en los niveles operativos lo cual había causado "excesos" pero que de ninguna manera estos constituían la doctrina de las fuerzas del orden habiéndose tomado recientes medidas para conjurarlos como la difusión de los DDHH en los cuarteles. A partir de esos días empiezan a proliferar los partes de guerra ya conocidos en los cuales llenos de falsas victorias denuncian todos nuestros actos de combate, asaltos y emboscadas o aniquilamientos selectivos a más de sabotajes, como "violaciones de derechos humanos". Lo cual revela un asesoramiento más directo de los yanquis.

El jefe del CCFFAA viaja a Washington. También difundieron que EEUU haría una revisión de su política antidrogas y que confidencialmente esto fue comunicado por el secretario de Estado norteamericano a la delegación peruana en Washington. Dijeron que el problema de la lucha contra el narcotráfico tiene que ver con el Departamento de Estado, con el Departamento de Defensa, y con el Departamento de Justicia. Obviamente no se podían referir a la lucha contra las drogas hasta por las frases difundidas por Bush acerca de que el Perú ya no es uno más de los países involucrados sino el principal.

Fue por entonces que el vendepatria viaja en visita no oficial a EEUU y pronuncia las condenables palabras en la OEA, que viéramos en la primera parte del balance. Lo que nos interesa es ver qué planteamientos virtió el gran genocida Bush ante la genuflexión de su mercenario: "Usted es la esperanza del Perú para el futuro...hemos conversado abiertamente de los duros retos que el Perú enfrenta tanto con relación a las penurias económicas como a la insurgencia renegada de la guerra de las drogas hasta la batalla para preservar los derechos humanos...reafirmamos los acuerdos de mayo..insto al Congreso a ayudar al Perú y a las naciones andinas...usted ha reemplazado a oficiales de policía sospechosos de corrupción, abuso...ha abierto los centros de detención a fiscales...y ha ofrecido fortalecer su código militar. Sus informes han comenzado a mejorar la actuación de las fuerzas de seguridad en materia de derechos humanos..." Ahí lo está reconociendo como uno de los mejores lacayos que garantizará la puesta en marcha de la economía de mercado, y la "insurgencia renegada" no es sino la forma de cubrir la lucha contra la guerra popular; el resto no son sino palabras demagógicas del amo al siervo fiel. Que después en el Perú, Fujimori haya dispuesto que sus asesores propagandísticos difundan su encuentro y sus palabras por radio y televisión ha sido una medida contraproducente porque al pueblo peruano no se le va a ocurrir aplaudir los halagos de un gran genocida a otro menor; otra ridiculez las fotos de la familia fujimorista en pleno con el gendarme mundial imperialista, ahí se puede comprobar la mentalidad de chulillo ante los supuestos poderosos de la tierra.

Pero ni el viaje propagandistico y pedigueño de Fujimori logró el dinero que solicitó y la oposición continuó. Así, el senador demócrata norteamericano Alan Cranston expresó su temor de que la militarización de la lucha contra las drogas y la guerrilla en el Perú se transforme en una guerra sucia y advirtió no orientar la ayuda hacia la militarización si no a la asistencia técnica. América's Watch el 12 de octubre dijo que las violaciones de DDHH durante el gobierno de Fujimori eran tan numerosas como cuando García Perez y que Fujimori había diseñado una política con algunos elementos positivos pero que estos deberían aplicarse recién en el futuro; y lo acusó de no haber llevado a la Justicia a ningún militar ni policía por violar los DDHH. En Lima a los pocos días el senado anuncia que enjuiciarían a un pequeño grupo de militares subalternos por el genocidio de Santa Bárbara en Huancavelica.

Y con toda claridad se destapó el contenido antiguerra popular del Tratado por las interesantes palabras de otro funcionario del gobierno yanqui: Aronson quien declara la "necesidad de proporcionar ayuda para lograr progresos en la lucha insurgente de tendencia maoísta Sendero luminoso"; dijo además que un "plan integral para detener la producción de la hoja de coca exige derrotar a Sendero Luminoso... y que sería un paso en un largo cambio estructural".

Finalmente, aceptan otorgar el dinero del "Convenio" pero recortado en 10 millones de dólares a desembolsarse en tres etapas dependiendo del progreso del Perú en respeto a DDHH y acciones antidrogas; fondos que no serían asignados directamente sino que pasarán por un tamiz civil que lo manejará. Los 10 millones suspendidos iban a ser para equipar 3 batallones del ejército peruano pero como no han demostrado aun respeto a los DDHH no se entregarán. El total de ayuda condicionada será de 83 millones de dólares solamente, de ellos 24 millones para cuestiones militares: para implementar y dar mantenimiento a unidades de ingeniería del Ejército, obras civiles, carreteras y puentes básicamente, 6 millones; mantenimiento y reparación de aviones tucano cazabombarderos A-37 y helicópteros Bell 212 y 214 de la FAP, 12 millones; logística de algunas dotaciones de la Marina en ríos selváticos, 6 millones.

Además 60 millones para desarrollo económico, de ellos ya se firmo convenio por 52 millones (50 para balanza y el resto para planificación). La "ayuda" para el 92-93 se estima bordeará los 130 millones de dólares. Dicen.

Las condiciones de los legisladores norteamericanos al Ejecutivo son creación de registro nacional de detenidos, y nombrar fiscales con mandato para procesar a violadores de DDHH y acceso irrestricto de la Cruz Roja Internacional a cuarteles donde haya detenidos; además que el gobierno ejerza el control efectivo de aereopuertos y civiles y que las fuerzas policiales y militares actúen conjuntamente contra el narcotráfico. Se espera en Washington que hasta el 1o de enero del 92 se cumplan los dos primeros requisitos y que cuando se cumpla el tercero se hará el tercer desembolso efectuado directamente a Fujimori.

Este acuerdo se llegó a firmar el 1o de octubre del 91. Posteriormente, el debate ha proseguido y lo concreto es que hasta diciembre ni hay representante del más alto nivel de ninguna de las partes; pues, que acaben de nombrar a Bob Martinez como representante yanqui no sería sino un acto de cumplimiento formal. Y no hay un sólo centavo para el "desarrollo alternativo" y es vox populi el "fracaso del Convenio"; mientras los campesinos expresan su malestar y están abiertamente en contra de la acción de la DEA que esparce desde helicóptero la plagas de hongos que arrasan toda plantación. Pero los cocales se extienden a nuevas zonas en el Alto, Medio y Bajo Huallaga hasta en el Alto Mayo. A la vez que el Partido extiende su control al Huallaga Medio. Además, se expresa una encarnizada lucha entre revolución y contrarrevolución no solamente en la región del Huallaga sino en toda la ceja de selva y el país en su conjunto, particularmente en Ayacucho y el Centro del Perú. En los EEUU prosigue la contienda, Bush defiende su estrategia andina contra las drogas y critica a los congresistas por haber impedido que se adiestre a tres batallones del ejército peruano y que puso en serio peligro, dice los planes de su administración en la región andina. Levistky insiste en que no se puede aplicar un programa contra las drogas "sin tener en cuenta la amenaza a la seguridad que presentan los insurgentes". Y en el Perú les preocupa los resultados del Convenio sean una mayor incorporación de los campesinos a la guerra popular y que cocaleros de cultivadores pasen a ser elaboradores de PBC; por eso Expreso titula "Campesinos del Alto Huallaga reanudan sus lazos con narcotráfico", y organismos como el ILD indica que no hay visos de que EEUU envié el dinero a que se comprometió.

PARTICIPACIÓN MILITAR YANQUI. DEA.

Partamos de la evidencia que nunca antes, durante la III Campaña de Impulsar, la guerra popular del Perú ha repercutido tanto en el centro del poder político norteamericano; por una parte se ve que en la pugna electoral entre demócratas y republicanos, toman nuestro proceso para manejar sus contradicciones pero si esta guerra no significara un verdadero riesgo para su dominio hegemónico en América Latina ni la tomarían en cuenta. Es uno de los grandes triunfos obtenidos en esta Campaña el haber remecido las entrañas del gran gendarme mundial y éste se ha tenido que ver inmiscuido más que nunca antes en la guerra contrarrevolucionaria del Perú.

La participación imperialista yanqui en la guerra contrasubversiva es un hecho y se manifiesta en todos los campos de la política peruana, hay un Tratado de intervención militar que como lo hemos demostrado es una injerencia completa en materia de política económica y militar totalmente violatoria de la Constitución peruana.

Hace tiempo construyeron una base contrasubversiva tras el engaño de base antidrogas, en Santa Lucía y proyectarón hacer otra similar en el valle del Ene; allí está el destacamento yanqui con 14 agentes de la Drugs Enforcemment Agency (DEA) que depende del Departamento de Justicia de los EEUU, nominados "matavietnamitas" por las masas del lugar, quienes además de patrullar piloteando los helicópteros UH l H, actúan contaminando los campos con el SPIKE prohibido internacionalmente o sembrando hongos venenosos como lo han probado los agrónomos peruanos y que han destruido los sembrios de todo tipo, para "erradicar" la coca, atacando a los campesinos y no así a los narcotraficantes; la prepotencia con que actúan ya la hemos denunciado al punto que los califican de parecer unos "rambos", parecer, porque son unos cobardes que les dan las peores faenas a los peruanos y gozan de una serie de beneficios como que solamente beben sus gaseosas enlatadas. En esa base se encuentran funcionando además de la DEA, la NAS organismo financiero que depende de la anterior, el CORAH proyecto norteamericano de erradicación, la Policía Nacional y desde fines de febrero o comienzos de marzo la FAP.

Hay asesores yanquis para guerra contrasubversiva, confirmado por el mismo vendepatria; hay aviones del tipo AWACS (sistema de alerta y control) que colaborarón con la FAP por lo menos en dos ocasiones según lo proclamó la revista limeña "OIGA" refiriéndose a las palabras del primer mandatario, se trataría de un Boeing E-3B centinela que probó su eficacia en la guerra del Golfo evidentemente no va a ser para la erradicación del cultivo de la coca tiene que ver con los Preparativos que ensayan en la intervención yanqui en la guerra contrasubversiva.

Incluso en la carta de las asociaciones norteamericanas dirigidas ante sus representantes en el Congreso norteamericano plantean que desde el 89 en que se involucró en la llamada guerra contra las drogas no se han obtenido resultados positivos y que más bien tanto en Colombia como en Perú, debido a la presencia de movimientos guerrilleros "la asistencia militar de EEUU ha sido explícitamente descrita como asistencia contrainsurgente...pero cualquier involucramiento de los Estados Unidos en los conflictos internos de la región debería ser ampliamente debatido y decidido por el Congreso y no conducido bajo el disfraz de guerra contra las drogas."

Un trabajo publicado por el departamento de estado de los EEUU de abril 89 del Instituto de Investigación de Defensa Nacional de la Rand Corporation menciona que EEUU adjudica a la guerra popular en el Perú "un papel de creciente relevancia capaz de provocar un eventual colapso institucional", dice que "si bien la acción de Sendero Luminoso ha creció sustancialmente en los últimos 5 años no tendrá éxito hasta que pueda capturar las ciudades". Pero, este mismo instituto está preparando un reciente informe y comentan algunos analistas que dicha institución concibe actualmente dos posibilidades, o que la situación presente de la guerra prosiga indefinidamente opinión calificada de optimista, o que SL gane la guerra en un lapso de 10 años, ésta es la opinión pesimista; se interrogan por qué ese cambio? porque consideran que la organización subversiva estaría ya en condiciones de cortar el acceso a Lima del 75% de sus necesidades alimentarias transportadas por la carretera central; dicen que la crisis económica también favorece y que un golpe militar tiene chances limitados porque favorecería la polarización.

En la revista "New York Times" se publicó: "50 consultores van al Perú"; ante está noticia el ministro de Defensa Torres Aciego dijo que tocaba al ministerio decidir si venían o no los instructores norteamericanos, pero a los pocos días anunció la "llegada de norteamericanos con el fin de enfrentar el terrorismo con mayor eficacia", "vienen a capacitar en lucha antisubversiva". Levitsky dijo: "EEUU decidió enviar asesores militares al Perú porque cree que es imposible luchar contra el narcotráfico sin enfrentar también a los guerrilleros marxistas de Sendero Luminoso...decenas no centenas". El general Velarde jefe del CCFFAA tuvo una mesa redonda con Levitsky y con el director de la Oficina de Enlace de Seguridad Nacional para qué? nunca se informó, obviamente no para la lucha contra las drogas.

El premier peruano Torres y Torres Lara primero informó que no había tropas norteamericanas en el Perú para de inmediato agregar "sólo se aceptará asistencia para adiestramiento", dijo que en junio 89 llegó personal de instructores del ejército norteamericano pertenecientes al primer batallón 7o grupo aerotransportado de Carolina del Norte con sede en Panamá para curso de operaciones en la selva con la Policía Nacional. Informó de la firma de dos anexos al Tratado en julio 91 y dijo que en agosto 15 miembros del ejército norteamericano están en Mazamari para instrucción. Qué coincidencia! precisamente cuando la guerra contrasubversiva se ha intensificado desde fines del 89 y el presente año, cuando el plan en el Centro del país ha adquirido caracteres genocidas conocidos como los de Corea o Vietnam donde despedazaban los cuerpos para escarmentar. Y quién asegura que solamente son esas decenas?

Otro dato de gran importancia para evaluar la participación creciente del imperialismo yanqui es la serie de reuniones del gobierno peruano con los gobernantes yanquis por ejemplo la reunión entre militares norteamericanos y peruanos en la que intercambian experiencias sobre justicia militar y DDHH, reunión presidida por un contraalmirante de la Armada Peruana. Otras como las del jefe del Comando Sur del Ejercito de los EEUU George Joulwan que visitó a Fujimori, estuvierón presentes el presidente del CCFFAA, Quainton y asesores. El 11 de noviembre otra misión yanqui visitó al presidente peruano congresistas y subsecretario de Estado para América Latina, PH. McLean, congresistas de relaciones exteriores, DDHH, presupuesto y asuntos económicos para qué? evidentemente para legislar en materia de pacificación principalmente y habría que interrogarse si en la dación de los últimos 126 Decretos Leyes no han intervenido los propios norteamericanos.

Por eso también el chumbeque agente de la CIA embajador yanqui especialista en genocidio se mete a acusar: "Tanto los miembros de SL como del MRTA y las fuerzas del orden que afectan los DDHH son enemigos de la democracia, a la cual hay que preservar". Y para viajando a la selva, sobre todo al Centro a comprobar el avance de los planes y se inmiscuye en la política económica y militar peruana, hasta ha felicitado al genocida vendepatria por la `revolución liberal' que aplica y en uno de los tantos foros en los que participó opino que no se trataba de envió de tropas norteamericanas al Perú: "nosotros planteamos la posibilidad de asistencia a las fuerzas militares y policiales del Perú vía equipamiento e instructores en la medida en que el gobierno peruano lo solicite...no se trata entonces de militarizar la lucha contra las drogas sino de contribuir con elementos para una estrategia integral...podemos compartir nuestra experiencia y hasta cierto punto nuestros propios recursos pero no se trata de que EEUU señale cual es la solución." Para al poco tiempo agregar que no se podía diferenciar entre un narcotraficante y un terrorista si se estaba en combate. Y por los primeros quince días de diciembre tuvo una prolongada reunión con el Comando Político-Militar del Frente Mantaro, con el general Pérez Documet para coordinar programas de acción cívica dentro del llamado Convenio, para rehabilitación y reparación de carreteras; también entregó herramientas por mil dólares al Centro Juvenil Salesiano San Juan Bosco Otra casualidad! la convergencia de los yanquis con los católicos, sobre todo los salesianos cuyo representante mayor acaba de venir al Perú.

Luego, una misión norteamericana visita Jauja y Huancayo "para ver avances de la lucha contrasubversiva" o sea que al amparo del Tratado quieren implementar planes pilotos y comprobar sus resultados.

Pero cuál es el resultado de tal intervención? Acaban de publicar en el The New York Times del 10 de noviembre que la droga y la subversión dominan el Perú, por tanto es un evidente fracaso reconocido por ellos mismos, hasta dan cuenta de un ataque por el ejército peruano contra un helicóptero policial que aplicaba un herbicida con la participación de elementos de la DEA; que el centro de las acciones norteamericanas siguen siendo represivas y dicen que los esfuerzos de SL por capitalizar esos fracasos están logrando éxitos y que según una encuesta realizada por ellos un 34% piensa que podremos triunfar. También en la revista Newsweek en un artículo "Apoyo a la Justicia" Acuerdo Secreto, señalan que Bush pierde la guerra contra las drogas en las naciones andinas pese a la escalada militar en la región; basándose en documentos del Pentágono del Comando Sur, etc; subraya la alianza entre la guerrilla y el narcotráfico y los campesinos productores de la coca, en especial en Colombia y Perú. También revela las fuertes fricciones entre los agentes civiles y los militares mientras la escalada militar estadounidense en Latinoamérica está dentro del marco de la "guerra de baja intensidad"; para la DEA y la CIA el objetivo es desmantelar los carteles y enjuiciar a sus miembros. En esta operación "Apoyo a la Justicia" participaron grupos de elite para entrenamiento de militares latinos como los Boinas Verde, Comando Delta y los New Seals.

Ya en el Newsweek de agosto pasado registraron el fracaso de sus planes en el Centro al reconocer que pese a las ofensivas perpetradas SL mantiene aún presencia en muchas partes del lugar, dice: "El Ejército ha emprendido una contraofensiva este año, pero los rebeldes son aún la única ley en muchas partes de la ciudad", se refiere a Huancayo. Reconocen además que 5 mil combatientes (confunden con militantes porque los combatientes son cientos de miles) han sido capaces de desafiar a un ejército de 120 mil hombres. En revistas económicas internacionales como en "The Economist" difundieron "Perú, invierta y muera"; en otra revista económica peruana "Actualidad Económica publicaron: "Alto costo y sendero riesgoso" Y el diputado norteamericano laborista John McFall en carta dirigida al diario "The Independent" denuncia la persistencia de violación de DDHH en el Perú e indica que se han cometido diversos "actos barbaros" a los que "el gobierno parece incapaz de poner fin", añade que "en los 11 años de guerra ningún militar fue sancionado sino más bien ascendidos por sus violaciones de los DDHH"; esto lo dijo en respuesta a la carta que el embajador Felipe Valdiviezo Belaúnde respondía a denuncias sobre desaparecidos por el mes de diciembre. Luego, el representante demócrata Robert Torriccelli, según el diario "New York Times" dijo: "Ví aviones despegar de los aereopuertos municipales con destino a Colombia, apoyados por las torres de control, sin ninguna inspección policial", y calificó de "completamente corruptas" a las fuerzas policiales y militares peruanas y critico a su gobierno por respaldarlas. Y según el último informe de WOLA en diciembre, dice que EEUU pierde la guerra contra las drogas en los países andinos al haberse aumentado la producción de la hoja de coca en 28% en Bolivia, Colombia y Perú en 1990 y en 10% en 1991; acuso al gobierno yanqui de "haber cambiado la Guerra Fría por la Guerra contra las Drogas en el objetivo político prioritario de su política hacía Latinoamérica; también dijo "la estrategia de EEUU para esos países no funciona, porque el narcotráfico ya tiene zonas alternativas de producción de coca y droga en Brasil, Ecuador y Venezuela". En el Perú E. Tréveri escribía "Propuesta antidrogas del Perú pasa a segundo plano en EEUU". Entonces fracasa el Tratado y lo apuntarán más a la acción contrarrevolucionaria; reflejan contradicciones entre el Departamento de Estado de EEUU y el Departamento de Defensa que busca aplicar profundamente la "guerra de baja intensidad" para intervenir en forma más soterrada y conjurar la conquista del Poder, de ahí que se esmeren en potenciar sus llamadas "ayudas" en alimentos, medicinas, etc. y propagandizarlas.

Por todo lo expuesto podemos concluir que ya empezó la participación directa del imperialismo yanqui en la guerra contrasubversiva que se libra en el Perú con un Tratado suscrito, con la presencia de instructores militares, con grupos operativos y con uso de armas nuevas aunque sea como ensayo. Además de su actuación en la elaboración, ejecución y evaluación de planes específicos de acción contrasubversiva, políticos y económicos tras el cuento de Guerra contra las Drogas, agudizándose más sus contradicciones internas en cuanto al manejo de la "guerra de baja intensidad" en el Perú.

Con motivo de los viajes del vendepatria y coincidiendo con sus ofertas de venta del territorio peruano, se empezaron a difundir en Europa y en Oriente, publicaciones contra las inversiones en el Perú debido al avance de la subversión y a la posibilidad de que conquistemos el Poder pronto. Esto expresa la contienda interimperialista en sus áreas de dominio y pugna por nuevo reparto y cómo utilizan la posibilidad real de la toma del Poder para contender entre ellos. En Francia en el "Herald Tribune" de París se publicó el artículo "Bandas de hierro amenazan al Perú" y la embajada peruana lo rechazó; el mismo día que Fujimori visitaba Singapur el diario "The Strasts Times" publicó un extenso y encomiástico artículo sobre la guerra popular en el Perú, fechado en Lima aunque distribuido por "The New York Times Service" está dirigido a los inversionistas orientales a los cuales parece decir no vayan al Perú SL va a tomar el gobierno.

Existe también la idea de que frente a los supuestos fracasos del socialismo con la caída de la URSS "sólo los maoístas tienen lamentablemente un papel activo" lo cual demuestra la consecuencia del maoísmo como base de unidad de los marxistas en el mundo hoy en día y la obligación de aplicar guerras populares especificadas a sus condiciones. Nosotros no somos ni hemos sido ni seremos seguidores de bastón de mando, así que esas supuestas apreciaciones no nos afectara, son expresión de la bancarrota del revisionismo. Y nuestro principio es apoyarnos en las masas, en nuestros propios esfuerzos, aplicamos firmemente la autodecisión, autodeterminación y autosostenimiento como suscribe nuestro Programa.

El alemán, ex-ministro del Interior de la que fuera República Democrática Alemana propagó que la STASI apoyaba al Partido y precisamente cuando Fujimori declaraba que el PCP era muy distinto al socialismo chino. El Presidente Gonzalo comentó: "Muy Bueno! No tenemos nada en común con el revisionismo chino, soviético ni con revisionismo alguno! Los afanes de Fujimori sirven también a que brille una vez más esta gran verdad; y, de paso a repudiar todo intento de querernos ligar al revisionismo soviético como pretenden al infamemente imputarnos haber recibido ayuda de Alemania Oriental a través de la STASI, su policía secreta. (Este no es sino un nuevo engendro yanqui que sirve, además, a la reacción peruana: la "declaración" de ese ex-ministro del Interior de ese país, es simplemente la invención del podrido revisionismo y agente yanqui que busca hacer servicios meritorios a su nuevo amo")

En cuanto a las coordinaciones de la reacción peruana con los países latinoamericanos hay que destacar las realizadas con Bolivia donde el propio ministro del Interior comenzó por propagar que la policía estaba en máxima alerta por atentados en La Paz culpando al PCP y a grupos indígenas radicales pero al día siguiente desmentía y se justificaba con que se había expresado mal y que descartaba la presencia del PCP en su país. A los pocos días Bolivia moviliza su fuerza armada "para impedir ingreso de terroristas peruanos". Posteriormente el comandante general del EP en La Paz con el ejército boliviano empiezan a definir una estrategia bilateral para combatir las guerrillas en la franja de la frontera que comparten, pero no se suscribió convenio alguno (Dicen). En Bolivia desatan campaña contra los peruanos y pregonan que de 20 mil peruanos ingresados en los últimos años 8 mil eran delincuentes y terroristas. Hasta que en junio el comandante general EP Pedro Villanueva Valdivia asevero el intercambio de información e inteligencia sobre terrorismo entre ambos países y que este tiene tres partes: preventiva, intervención y consolidación. En las conmemoraciones de la batalla de Ayacucho el coronel Alberto Jara Almonte, agregado militar del Perú en La Paz dijo que los ejércitos y pueblos latinoamericanos "deberían luchar hermanados contra la amenaza de la subversión armada".

Otro hecho reciente de apoyo a la reacción peruana y al imperialismo yanqui principalmente en la guerra de baja intensidad es la participación de los organismos de DDHH que por acuerdo de su reunión internacional en Japón van a denunciar las violaciones hechas por los grupos alzados en armas. Entre ellos Amnistía Internacional y Américas Watch quienes tibiamente y presurosos respondieron las graves imputaciones del genocida de actuar con "timidez" y "tibieza" frente a "los excecrables asesinatos cometidos por el terrorismo", de ser "tontos útiles". Y como era de esperar, dado su carácter se definieron por el lado de la contrarrevolución planteando que ellos siempre habían denunciado las "atrocidades", sobre todo nuestras. Empero Américas Watch, el 30 de octubre nos envió una carta pidiendo que investiguemos sobre un caso ocurrido en Puno con prisioneros de guerra del Ejercito; documento que fuera rechazado por la Cancillería peruana porque nos otorga el status de fuerza beligerante que según ellos no lo tenemos, Amnistía Internacional por su parte publicó extensamente su rechazo a las "atrocidades" del PCP que fuera calificada como disposición positiva por la Cancillería peruana por haber rectificado su posición de llamarnos grupos terroristas y ya no grupos políticos de oposición; criticó simultáneamente que haya dicho que las fuerzas de seguridad hayan desaparecido y ejecutado a miles en las zonas de emergencia; rechazó igualmente que dijera que existe un levantamiento generalizado o que tengamos control de territorio y que debe señalar con precisión que el terror es el principal método de los terroristas. La respuesta del jefe de la Región América, sobre los datos respondió que el Fiscal los confirmó en julio del 90 y que hubo error de traducción en lo de levantamiento generalizado reemplazándolo por "existe un conflicto que ha ido extendiéndose por todo el país"; que la primera vez que condenaron nuestras acciones fue el 83 y que ahora la diferencia esta en que la condena es "más explícita"; sobre Fujimori dijo: "ha sido decepcionante. La realidad de la situación de los DDHH en el Perú está muy alejada de las promesas hechas hace más de un año...el balance de los primeros 13 meses puede considerarse negativo. Afortunadamente en los últimos dos meses, se ha notado una disminución de las denuncias de desapariciones"

El embajador peruano R. Luna denunció al PCP en la sexta Comisión Legal de la Asamblea de la ONU "quisieran reemplazar a la nación mas antigua de sudamérica por una comunidad totalitaria calcada en modelos que felizmente la historia ha superado" dijo; y que "su gobierno ha sido especialmente cuidadoso de garantizar el más pleno derecho a los DDHH al combatir ese flagelo".

La ONU denuncia al PCP por violación de derechos del niño por los métodos de reclutamiento y sus acciones sangrientas con que imponen su presencia en las comunidades rurales y áreas metropolitanas, pues violan los derechos más fundamentales del niño y atentan contra la propia vida; los "expertos del Comité que vigila el cumplimiento de la Convención de los Derechos del Niño de la ONU" expresaron su preocupación por la red de Escuelas clandestinas en las que los ideologos de SL adiestran a niños entre 5 y 10 años. "Todos estos niños son obligados por el método del miedo o del chantaje a participar en las campañas de adoctrinamiento con las que pretende asegurar el futuro, bien nutriendo sus filas con nuevos cuadros políticos o con nuevos cuadros de aniquilamiento"..."Por primera vez se asiste a un fenómeno de inmigración basado por la huida provocada por la violencia, pero lo más triste es que ataca a las instituciones sociales que intentan ayudarles" Noticia de la agencia EFE. Aquí vemos el apoyo al gobierno peruano de organismos que ni se sabe quienes son pues habla de "expertos", lo claro y concreto es que la ONU sigue cumpliendo su papel imperialista contrarrevolucionario y no puede imputarnos ningún crimen a la niñez y acude al expediente del reclutamiento que sabe muy bien que no es forzoso y al del adoctrinamiento porque le teme a la ideología, pero ellos si pueden incorporar o formar "scouts" o adoctrinar lo mismo que las iglesias, los comunistas no podemos porque violamos derechos y ahí dónde está la libertad de expresión de ideas? no existe sino libertad para difundir sus ideas. Esta es otra prueba más del carácter de clase de sus DDHH.

Otra situación que causó revuelo y fue bastante agitada y tergiversada en Lima fue la llegada al Perú de la Comisión Interamericana de DDHH de la OEA, en torno a la cual se propaló un supuesto amotinamiento y "acción provocadora" de los prisioneros de guerra de Canto Grande en Lima, nada de esto ocurrió y el organismo habló con curas, con autoridades militares como el general Araico o el general Pérez Documet y con el genocida vendepatria quien le presentó la denuncia del gobierno peruano acerca de los tres supuestos casos imposibles de ser probados porque no los cometimos, el de la criatura que voló en una torre minada por dirección, planificación y ejecución del servicio de inteligencia creado por Fujimori, el de un dirigente barrial aniquilado por vendeobrero; y, el de la aprista y falsa dirigente de las masas en la barriada del Callao justamente ejecutada por traidora del pueblo y trabajar con el ejército reaccionario; pero del genocidio perpetrado por su compinche García Pérez no dijo absolutamente nada. También hablaron con dirigentes políticos del PCP y del MRTA que están encarcelados en Lima en la prisión de Canto Grande, adonde se rehusaron a ingresar; con la Asociación de Abogados Democráticos; con el Comité de familiares de prisioneros políticos y desaparecidos, entre otros. Al termino de su visita el vicepresidente Marco T. Bruni en conferencia de prensa declaró "existe por parte del Estado el firme propósito de velar por los DDHH"..."ni la lucha por superar la pobreza ni la defensa de la democracia o el Estado de Derecho pueden justificar asesinatos selectivos, destrucción de infraestructuras, torturas, desapariciones forzosas ni el empleo del terror como condición social para imponer determinadas ideas", "han disminuido la violaciones pero persisten serios problemas en utilización de acciones de garantía como habeas corpus y amparo; garantías para entidades que velan por derechos humanos; hasta el momento no ha sido sentenciado ningun miembro de las fuerzas del orden por violación de DDHH y deben ser juzgados por fuero común"; y "que se han incrementado las rondas como efectivo método de autodefensa del pueblo contra las organizaciones subversivas." Aquí vemos la posición de ambigüedad que se inclina más contra el PCP pues en ningún momento habla de genocidio, tampoco reconoce la estrategia militarista de Fujimori y le reconoce avances cuando la evidencia de la manipulación de cifras de violaciones de DDHH es escandalosa. Después dijeron que iban a ver el caso de la "masacre" del Frontón. Lo cual no contrapone nuestra denuncia porque es contra el genocidio en tres LTC de Lima.

También se difundió la noticia a través de EFE desde Madrid que los Comités de Solidaridad con Perú y Latinoamérica (8 españoles, uno portugués y otro irlandés) emitieron un comunicado sobre la situación económica y social del Perú, afirman que la situación "ha provocado una agudización de la espiral de la violencia" y que "la respuesta del Estado peruano sigue siendo exclusivamente militar, acrecentando la guerra sucia que por cuarto año consecutivo sitúa al Perú como el primer país con el primer número de detenidos-desaparecidos", Aquí se ve cómo un organismo internacional critica al gobierno y al PCP.

Ya en diciembre se publicó que el IV Encuentro de Organizaciones de DDHH concluyó que existe riesgo de que la impunidad de las violaciones y el descontrol conviertan al Perú en un país caótico donde se tenga que aplicar la "ley de la selva" para conservar la vida y condenó el terrorismo en todas sus formas

Como decíamos antes los organismos de DDHH debemos verlos como parte de la política de dos manos del imperialismo en general y del imperialismo yanqui en particular; desenmascararlos, diferenciar sus posiciones, no considerarlos como un bloque y aprovechar sus contradicciones, nuestra política es usar todo aquello que pueda ser útil a la revolución y que permita esclarecer la política genocida de la contrarrevolución.

En síntesis, el apoyo de otras potencias y organismos internacionales a la reacción peruana se esta plasmando con acuerdos entre potencias imperialistas como España o con países atrasados limítrofes como Bolivia; y en cuanto a organismos los de DDHH del imperialismo principalmente yanqui y de las iglesias particularmente católicas de Europa. Las organizaciones particulares de DDHH como Amnistía Internacional o Américas Watch revelan contradicciones pero dentro del mismo campo reaccionario e imperialista.

conexión a la proxima pagina